Pollo con patatas

El pollo podemos cocinarlo de muchísimas maneras diferentes, podemos usar cada parte del pollo en infinidad de recetas. Es uno de los alimentos que más juego nos dan en la cocina, con el que nunca repetiremos receta ya que cada día que hagamos pollo puede ser de una forma diferente. Hoy os traigo una receta de pollo con patatas con el que variar el menú.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ cebolla
  • 1 pastilla de caldo de pollo
  • ½ kilo de trozos de pollo
  • Unas tiras de pimiento del piquillo
  • 6 patatas medianas
  • Un chorrito de vino blanco
  • Sal

Preparación:

  1. Vamos a comenzar picando la cebolla en trozos pequeños. Mientras ponemos una olla con un poco de aceite al fuego, cuando se caliente bajamos la temperatura y añadimos la cebolla, la pastilla y una pizca de sal. Dejamos que se cocine a fuego lento removiendo de vez en cuando.

    Pochar la cebolla

  2. Mientras la cebolla se pocha podemos ir picando las tiras de pimiento en pequeños trozos. Los añadimos a la olla cuando veamos que la cebolla ya está blanda. Dejamos que se cocine un poco con el chorro de vino blanco para que el alcohol se vaya evaporando.

    Añadir el pimiento

  3. Ahora añadimos el pollo, sin piel, si los trozos son muy grandes podéis cortarlos por la mitad, dejamos que se cocine el pollo un poco con el jugo de la olla, dando vueltas para que se cocine por ambos lados. Después cubrimos los ingredientes con agua y tapamos la olla, dejamos que se cocine a temperatura media durante unos minutos.

    Añadir el pollo

  4. Mientras vamos pelando y picando las patatas en trozos medianos y los añadimos a la olla. Puede que haga falta añadir más agua. Dejamos que se vaya cocinando pinchando de vez en cuando las patatas para comprar si están hechas. No os olvidéis de remover de vez en cuando para que no se os pegue.

    Añadir las patatas

  5. Una vez listo probamos la salsa por si necesita más sal y servimos. Podéis servir con un poco de caldo o seco, al gusto de cada uno.

    Pollo con patatas

Albóndigas

Hoy os traigo una sencilla receta de albóndigas en salsa de tomate. Las albóndigas como tal se pueden comer de muchas maneras, únicamente fritas, en salsa, con arroz, con pasta, acompañadas de patatas. Muchas recetas que salen de un único ingrediente, la carne picada, en esta receta os muestro como preparar las albóndigas y también la salsa de tomate.

Ingredientes: para 2 personas

  • 1 rodaja de pan de molde
  • Un chorrito de leche
  • 300 gr de carne picada
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Perejil
  • Ajo en polvo
  • ½ cebolla
  • Tomate frito

Preparación:

  1. Vamos a empezar preparando la carne para las albóndigas para ello ponemos en una taza el pan de molde desmigado con la leche y dejamos que absorba bien el líquido. Podemos mezclarlo con un tenedor para que el pan se quede más pequeño.

    Pan de molde en leche

  2. En un bol colocamos la carne con la sal, la pimienta, el perejil, el ajo en polvo y el huevo, con las manos mezclamos bien todos los ingredientes, sobre todo deshaciendo el huevo para que se integre en toda la carne.

    Empezar a preparar la carne

  3. Una vez todo mezclado añadimos el pan de molde con la leche y volvemos a mezclar, hay que intentar que el pan se quede bien desmenuzado y mezclado con la carne.

    Añadir el pan de molde

  4. Ahora tenemos que hacer que la carne se quede menos pegajosa para ello añadimos pan rallado, la cantidad variará dependiendo del líquido que tenga nuestra carne. Notaremos que es suficiente pan rallado cuando no se nos quede pegado en la mano. Vamos integrando el pan rallado con las manos, de ese modo notaremos con más facilidad cuando esta lista, ponemos el bol en el frigorífico y dejamos que la carne repose y se impregne de los diferentes sabores.

    Añadir el pan rallado

  5. Para la salsa picamos la cebolla en trozos pequeños, en el caso de que después queráis la salsa más liguera podéis pasar un poco la batidora para que los trozos sean aún más pequeños. Ponemos una olla con un poco de aceite al fuego, una vez caliente bajamos la temperatura y ponemos la cebolla con un poco de sal. Dejamos que poche a fuego lento removiendo de vez en cuando.

    Pochar la cebolla

  6. Mientras se cocina la cebolla cogemos la carne del frigorífico y con las manos vamos dando forma a las albóndigas.

    Dar forma a las albóndigas

  7. Cuando tengamos todas las albóndigas las pasamos por un poco de pan rallado para que no se nos deshagan al freírlas.

    Pasar las albóndigas por pan rallado

  8. Ponemos una sarten con aceite a calentar y vamos friendo las albóndigas, que se hagan bien por todos lados, cuando estén doraditas por todos lados las retiramos.

    Freír las albóndigas

  9. Cuando la cebolla este blandita, añadimos el tomate frito, suficiente como para cubrir las albóndigas que hemos hecho. Dejamos que se cocine un poco.

    Añadir el tomate

  10. Para terminar, añadimos las albóndigas a la olla y dejamos que se terminen de hacer en la salsa, de ese modo nuestro tomate también se impregnara del sabor de la carne. No os olvidéis de remover de vez en cuando para que no se os pegue.

    Integrar las albóndigas

  11. Una vez lista podéis repartir en los platos y acompañarlas de unas patatas fritas o unos ricos espaguetis.

    Albóndigas con tomate

Arroz con pollo

Esta receta es un plato fácil de preparar, que gustara a la mayoría de los miembros de nuestra familia. Es otra de las muchas formas en las que podemos preparar dos de los alimentos más recurrentes de nuestra alimentación, ambos, tanto el pollo como el arroz los podemos cocinar de muchas maneras diferentes, algo que nos facilita no repetir a menudo las comidas.

Ingredientes: para 2 personas

  • 200 gr de arroz
  • ½ kilo de pollo troceado
  • ½ cebolla
  • Unas tiras de pimientos del piquillo
  • Pastilla de caldo de pollo
  • Un chorrito de vino blanco
  • Colorante
  • Sal

Preparación:

  1. Para empezar con esta receta vamos a picar la cebolla en trozos pequeños. Ponemos una olla con un poco de aceite, cuando este caliente ponemos la cebolla con una pizca de sal y dejamos que poche a temperatura media.

    Pochar la cebolla

  2. Mientras la cebolla se va pochando picamos el pimiento, también en trozos muy pequeños. Cuando la cebolla este blandita añadimos el pimiento y dejamos que se cocine unos minutos junto a la cebolla.

    Añadir el pimiento

  3. Para continuar ponemos el chorrito de vino blanco, que no sea mucho, sino el alcohol no se eliminara y el arroz nos quedara con sabor a vino. Añadimos también la pastilla de caldo para que vaya deshaciendo.

    Añadir el vino y la pastilla de caldo

  4. Cuando veamos que el vino empieza a hervir ponemos la carne y dejamos que de dore un poco dándole la vuelta para que se haga por ambos lados.

    Ponemos la carne

  5. Cuando veamos que la carne se empieza a dorar añadimos el arroz, removemos bien para que se sofría con el caldito que se ha formado.

    Sofreír el arroz

  6. Cuando veamos que apenas queda caldo, lo cubrimos con agua. Le ponemos otra pizca de sal y el colorante y lo tapamos para que el arroz se haga. Remover de vez en cuando para que el arroz no se pegue, si veis que se está quedando sin agua y aún no está blando el arroz añadir más agua. Ir probando el caldo y si veis que necesita más sal, añadirle.

    Añadir el agua y el colorante

  7. Cuando el arroz este en su punto, dejar que repose un poco alejado del fuego. Para que asiente. Después podemos servir.

    Arroz con pollo

Berenjenas rellenas

La verdura suele ser un alimento complicado, generalmente a mucha gente no le gusta la verdura, les cuesta comerla. Hoy os traigo una deliciosa berenjena rellena, que hará que los más pequeños no noten ni el sabor de la verdura. O que los amantes de las mismas disfruten con una forma rica de comer la berenjena.

Ingredientes: para 2 personas

  • 2 berenjenas
  • ½ kilo de carne picada
  • 4 lonchas de bacon o de jamón york
  • ½ cebolla
  • Un poco de tomate frito
  • 1 huevo
  • Queso rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva

Preparación:

  1. Para empezar con la receta vamos a partir las berenjenas por la mitad, les hacemos unos cuantos cortes y les ponemos un poco de aceite. Después las metemos en el horno para que la carne se ase.

    Preparar las berenjenas

  2. Cuando las berenjenas estén prácticamente hechas, nos ponemos con el relleno, para ello empezamos picando la cebolla y la ponemos juntos a una pizca de sal en una sarten con aceite caliente. Dejamos que se vaya pochando a fuego lento.

    Pochar la cebolla

  3. Cuando la cebolla este lista añadimos la carne picada y el bacon, vamos removiendo para que toda la carne de haga uniformemente. Cuando las berenjenas estén doradas las sacamos y dejamos que se enfríen.

    Añadir la carne

  4. Una vez frías las berenjenas con la ayuda de una cuchara vamos vaciando el interior y dejamos la carne sobre una tabla. Cuidado con la piel de la berenjena, después la rellenaremos.

    Vaciar las berenjenas

  5. Una vez vacías las berenjenas picamos bien la carne y la añadimos a la sarten.

    Añadir la carne de la berenjena

  6. Mezclamos todo bien y añadimos el huevo sin dejar de remover para que se vaya haciendo y mezclando con todos los ingredientes, esto le dará al relleno una consistencia más sólida.

    Añadir el huevo

  7. Una vez hecho todo el huevo añadimos un chorrito de tomate frito y mezclamos, dejamos que se caliente un poco antes de retirar del fuego, comprobar que el relleno esta al punto correcto de sal, sino añadir lo necesario a nuestro gusto.

    Añadimos el tomate frito

  8. Para continuar ayudándonos de una cuchara rellenamos la piel de las berenjenas repartiendo entre las 4 toda la carne que tenemos en la sarten.

    Rellenar las berenjenas

  9. Después ponemos por encima un poco de queso rallado en cada una y metemos en el horno de nuevo para que se gratine.

    Añadir el queso rallado

  10. Una vez el queso haya adquirido ese tono dorado y rico sacamos las berenjenas y podemos servirlas.

    Berenjenas rellenas

 

Empanada cerrada

Hoy os traigo una delicia que se me ocurro un día preparando una de las recetas de pizza, con la misma masa se pueden preparar otros muchos deliciosos platos. Entonces pensé en una empanada individual, en una especie de bocadillo sellado y así surgió esta receta que espero que os guste. Además, lo mejor de esta receta es que el relleno puede ser opcional, en este caso yo os lo presento con pollo, pero como en el caso de las empanadas o de las pizzas esta masa admite infinidad de ingredientes, así que dejar volar vuestra imaginación y probar a variar la recetas.

Ingredientes: para 2 personas

Para la masa

  • 200 gr de harina
  • 1 sobre de levadura de panadero
  • 1 cucharada sopera rasa de sal
  • 150 ml de agua templada
  • Pimienta negra molida

Para el relleno

  • 1 cebolla
  • 8 lonchas de bacon
  • 1 pechuga de pollo
  • Queso rallado
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 1 huevo (opcional)

Preparación:

  1. Vamos a empezar con la preparación de la masa, ya que necesita reposar para que la levadura fermente y así aumente su tamaño. Para ello vamos a tamizar la harina en un bol y la mezclaremos con una pizca de pimienta, la sal y por último la levadura.

    Preparar la masa

  2. Una vez mezclados los ingredientes en la harina con la ayuda de una cuchara le damos forma de volcán para poner el agua en el centro y poder ir integrando la harina poco a poco, dando con la misma cuchara vueltas procurando que la masa vaya cogiendo forma.

    Poner el agua en el volcán

  3. Cuando tengamos toda la harina integrada, ponemos harina sobre la mesa de trabajo y colocamos nuestra masa sobre ella. Esta masa se nos pegara en las manos, por esa razón debemos amasarla bien sobre harina hasta que la masa no admita más harina. Sabremos cuando esta lista porque ya no se nos quedara pegada.

    Amasar bien la masa

  4. Una vez lista la masa, la colocamos dentro del bol, en un lugar templado cubierta con un paño de algodón para que la masa fermente al menos durante una hora.

    Dejar fermentar la masa

  5. Cuando la masa este casi lista podemos ponernos con el relleno y para ello vamos a empezar picando la cebolla en juliana, que las tiras no sean ni muy anchas ni muy finas, ya que si son muy finas se os pueden quemar y en el caso de que sean muy anchas tardaran mucho en pochar.

    Cortar la cebolla

  6. Ponemos una sarten a calentar con un poco de aceite, cuando este caliente bajamos el fuego casi al mínimo y ponemos la cebolla con una pizca de sal. Dejamos que se vaya pochando sola, aunque debemos darle alguna vuelta de vez en cuando para que no se queme.

    Pochar la cebolla

  7. Mientras tenemos la cebolla pochando vamos picando la pechuga en tiras, a la hora de rellenar el bocadillo nos resultara más fácil hacerlo con tiras más bien larguitas.

    Cortar la pechuga

  8. Repetimos el paso con el bacon, lo cortamos en tiras a lo ancho, para que sean largas, pero no en exceso.

    Cortar el bacon

  9. Una vez lista la cebolla la retiramos en un plato y en la misma sarten podemos poner la carne para freírla un poco.

    Hacer la carne

  10. Cuando la carne empiece a estar doradita le añadimos el bacon, que se hace bastante rápido. Una vez listas ambas cosas retiramos y reservamos también junto a la cebolla.

    Añadir el bacon

  11. Para continuar volvemos a poner un poco de harina sobre la mesa de trabajo y volcamos la masa encima, con cuidado, ayudaros con la mano ya que posiblemente se haya quedado algo pegada al recipiente.

    Preparar el bacadillo

  12. Con la ayuda de un rodillo la estiramos, que la masa no se os quede muy fina, ya que sino al hornearla, incluso al rellenarla se os puede agrietar. Lo mejor es que la capa de masa sea algo gordita, como de un centímetro más o menos.

    Estirar la masa

  13. Una vez lista colocamos un poco de queso rallado en el centro, tener en cuenta que los bordes de la masa los vamos a doblar para que quede sellada, por esa razón el relleno debe quedar centrado.

    Primera capa

  14. Sobre el queso colocamos la cebolla, repartiendo bien con la ayuda de un tenedor.

    Segunda capa

  15. Y repetimos el mismo paso con el bacon y el pollo, que os quede el centro bien cubierto de relleno y que haya de todo en cada parte del bocadillo.

    Tercera capa

  16. Para acabar con el relleno volvemos a poner queso rallado sobre la carne, cuando lo horneemos todo el queso se fundirá entre los demás ingredientes.

    Ultima capa

  17. Ahora vamos a empezar a doblarlo, primero los lados más estrechos, los doblamos hacia dentro sobre el relleno.

    Empezar a cerrar

  18. Hacemos los mismo con los laterales, cerrando del todo la masa, en este punto podemos darle un poco de color con un huevo batida y untarlo a la masa con la ayuda de un pincel de cocina, esto es opcional, sin el huevo también queda muy bien.

    Listo para hornear

  19. Para terminar, lo ponemos en una fuente para el horno y lo horneamos por ambos lados. Esperamos a que la masa adquiera un color dorado y una textura crujiente antes de sacarlo.

    Poner en el horno

  20. Una vez dorado podemos sacarlo y servir en los platos para disfrutar de este rico bocadillo.

    Listo para servir

  21. Como consejo os recomiendo que antes de comerlo lo partáis por la mitad, al estar totalmente sellado el calor se concentra en el interior, de este modo se os enfriara un poco antes y no os quemareis al comer.

    A disfrutar

 

 

 

Pechuga de pollo con bechamel

El pollo es uno de los ingredientes más baratos y a la vez es también uno de los productos que más posibilidades ofrece para variar en la cocina. En este caso os voy a presentar una receta de filetes de pollo con bechamel gratinados, un plato exquisito y que no necesita nada más para acompañarlo.

Ingredientes:

• 6 filetes de pollo
• 4 patatas no muy grandes
• 1 cebolla
• Dos cucharadas de azúcar
• Sal
• Aceite
• 6 lonchas de bacon
• Queso rallado

Para la salsa bechamel:

• 300 ml de leche
• 30 gr de harina
• 30 gr de mantequilla
• Nuez moscada
• Sal
• Pimienta negra

Preparación:

1. Para empezar con esta preparación vamos a pelar las patatas, después las lavamos bien y las cortamos en rodajas que no sean muy finas para que no se tuesten demasiado al freírlas.

Cortar las patatas en rodajas

Cortar las patatas en rodajas

 

 

 

 

 

 

 

2. Ponemos una sartén con abundante aceite al fuego, mientras se calienta le ponemos una pizca de sal a las patatas. Una vez caliente el aceite, bajamos un poco el fuego y ponemos a freír las patatas. Posiblemente nos hará falta más de una sartenada, según se vayan haciendo, cuando veamos que las patatas tienen un tono dorado podemos retirarlas. Las colocamos en un plato cubierto por una hoja de papel de cocina para que absorba el aceite sobrante de las patatas. Después las vamos colocando en el fondo de una bandeja para el horno.

Colocar las patatas en el fondo

Colocar las patatas en el fondo

 

 

 

 

 

 

 

3. Para continuar cortamos la cebolla en tiras. Ponemos una sartén con un poco de aceite, una vez caliente bajamos la temperatura y añadimos la cebolla con una pizca de sal. Removemos de vez en cuando mientras se va pochando, esperamos a que este blandita y le añadimos el azúcar, mezclamos bien, para que el azúcar y la cebolla se mezclen bien. Dejamos unos minutos para que el azúcar se pueda caramelizar y después reservamos en un plato para más adelante. La sartén dejarla tal cual, el jugo que se queda le dará un rico sabor a los filetes.

Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

 

 

 

 

 

 

 

4. Salpimentamos los filetes de pechuga por ambos lados y los freímos en la sartén que tenemos reservada con el jugo de la cebolla caramelizada. Según se vayan dorando los filetes por ambos lados los vamos colocando sobre las patatas en la fuente, intentar que no se monten los filetes unos sobre los otros.

Colocar los filetes una vez dorados

Colocar los filetes una vez dorados

 

 

 

 

 

 

 

5. Si veis que el fondo de la sartén aún esta bien se puede usar para que el bacon también convine con la caramelización de la cebolla. Ponemos a freír las lonchas de bacon sin que se hagan demasiado, según los tengamos los colocamos sobre los filetes, en mi caso he usado una loncha por cada filete, si preferís podéis poner más lonchas y cubrir toda la fuente.

Colocar el bacon

Colocar el bacon

 

 

 

 

 

 

 

6. Una vez colocadas todas las lonchas de bacon cogemos el plato de cebolla y repartimos la cebolla por encima, intentaremos que la cebolla quede bien esparcida sobre todos los filetes.

Colocar la cebolla

Colocar la cebolla

 

 

 

 

 

 

 

7. Ahora tenemos que ponernos con la salsa bechamel, para empezar necesitamos una sartén antiadherente para que no se nos quede pegada. Poner la sartén al fuego con la mantequilla hasta que se derrita, no dejaremos que hierva, en el momento en el que veamos que toda la mantequilla esta liquida añadimos la harina. Con la ayuda de unas varillas mezclamos bien, que la harina y la mantequilla se mezclen en una masa homogénea. Seguimos batiendo durante unos minutos más para que la harina se cocine bien, después de eso iremos añadiendo poco a poco la leche sin dejar de remover en ningún momento. Cuando hayamos incluido toda la leche nos tiene que quedar una salsa homogénea y no muy liquida, le ponemos una pizca de sal, de pimienta y de nuez moscada y seguimos removiendo durante unos minutos más, de ese modo la salsa se cocinara bien. Una vez lista volcamos la salsa sobre la fuente cubriendo todos los ingredientes.

Salsa bechamel

Salsa bechamel

 

 

 

 

 

 

 

8. Ponemos queso rallado sobre la bechamel, podemos poner tanto queso como gustéis, una vez repartido introducimos la fuente en el horno para que el queso se gratine.

Queso rallado

Queso rallado

 

 

 

 

 

 

 

9. Una vez gratinado el queso, sacamos la fuente y con la ayuda de una espátula servimos las porciones en los platos. Tenemos que procurar que la espátula entre desde abajo, para que en el plato queden las diferentes capas del plato bien colocadas.

Listo para servir

Listo para servir

Empanada de lomo

La empanada es uno de los platos más tradicionales y populares de Galicia. Lo bueno de este plato es que la masa admite cualquier tipo de relleno. Se pueden hacer empanadas de carne, de pescado, vegetales, en definitiva podemos hacer empanadas totalmente al gusto de cada uno. En este caso os voy a mostrar como preparar una empanada de lomo adobado que espero que os guste.

Ingredientes:

• Masa de empanada
• 1 pimiento verde grande
• 1 pimiento rojo grande
• 2 cebollas
• 1 kilo de lomo
• Pimienta negra molida
• Sal
• Aceite
• 1 huevo para pintar la empanada

Preparación:

1. Para empezar podéis encender el horno para que se vaya calentando mientras vamos preparando la empanada. Picamos toda la verdura en tiras, que sean más bien finos. Una vez terminada de picar toda la verdura, ponemos una sartén grande con un chorrito de aceite, esperamos a que se caliente y bajamos el fuego a temperatura media antes de añadir las verduras. Les ponemos una pizca de sal y un toque de pimienta negra, mezclar de vez en cuando para que la verdura se haga bien, dejamos que la verdura poche.

Pochar la verdura

Pochar la verdura

 

 

 

 

 

 

 

2. Una vez pochada la verdura la repartimos por toda la base de la empanada, cubriendo bien todo el fondo, sin dejar huecos. El jugo que ha soltado la verdura podéis añadirlo también, de ese modo la masa quedara más jugosa.

Repartir la verdura

Repartir la verdura

 

 

 

 

 

 

 

3. Volvemos a colocar la sartén con un con de aceite y una vez que se caliente de nuevo ponemos a freír los filetes. Una vez dorado el lomo por un lado le damos la vuelta y esperamos que se dore por el otro lado. Según se vayan haciendo los filetes lo vamos colocando sobre la verdura formando filas con los filetes.

Colocar los filetes de lomo

Colocar los filetes de lomo

 

 

 

 

 

 

 

4. Una vez colocado el relleno ponemos sobre él la parte superior de la empanada, ocultando así el relleno entre las dos partes de la masa de la empanada.

Cubrir la empanada

Cubrir la empanada

 

 

 

 

 

 

 

5. Para continuar tenemos que unir ambos lados de la empanada para que se quede cerrada, para unirla habrá que hacer que ambos bordes sean iguales, cortando la masa sobrante de uno de los lados para que sea igual que la otra. Después cogiendo la masa desde abajo y la vamos trenzando colocando la parte inferior por encima de la parte superior. Para terminar con este paso pellizcamos la masa en el centro haciendo un pequeño agujero.

Sellar la empanada

Sellar la empanada

 

 

 

 

 

 

 

6. Con la masa que nos sobra podemos hacer dos bastones largos, dos un poco más cortos y un circulo pequeño para el centro. Para ello repartimos la masa y con las palmas de las manos vamos dando forma de bastón al trozo de masa. Los largos los colocamos en la parte más larga de la empanada, los que son cortos los ponemos en la zona ancha y por último el más pequeño lo colocamos en el lado central redondeando el agujero.

Decorar la empanada

Decorar la empanada

 

 

 

 

 

 

 

7. Batimos bien un huevo en un plato y con la ayuda de un pincel de cocina vamos pintando la empanada para que la masa coja un color más brillante cuando se cocine.

Pintar la empanada

Pintar la empanada

 

 

 

 

 

 

 

8. Una vez lista metemos la fuente en el horno y dejamos que se cocine, mirando de vez en cuando para que no se haga de más. Cuando la empanada este dorada y crujiente podemos sacar la bandeja del horno.

Empanada lista

Empanada lista

 

 

 

 

 

 

 

9. Ya esta la empanada lista para cortar y servir, los trozos pueden ser tan grandes como os guste o apetezca, también puede variar según el número de comensales o del apetito que traigan.

Empanada de lomo

Empanada de lomo

Solomillo en cama de hojaldre

El solomillo, como en la mayor parte de las carnes, podemos hacer recetas muy variadas. En este caso os voy a mostrar un solomillo en cama de hojaldre con cebolla caramelizada. Un plato ideal para una ocasión especial. Podéis servirlo como plato principal habiendo tomado un primer plato, o como plato único acompañado de un puré de patatas o de unas patatas rellenas. En la receta os lo voy a preparar sin salsa, aunque podéis preparar un poco de salsa de carne para poner por encima.

Ingredientes: para 2 personas

• 1/2 placa de hojaldre
• 1/2 solomillo
• 1 cebolla
• 2 cucharadas de azúcar
• Pimienta negra
• Sal

Preparación:

1. Lo primero que tenemos que hacer es encender el horno, de ese modo lo tendremos caliente al terminar la preparación. Después pelamos y picamos la cebolla en laminas. Ponemos una sartén con un poco de aceite, cuando este caliente bajamos la temperatura y añadimos la cebolla con un poco de sal, dejando que poche. Cuando ya este lista añadimos todo el azúcar y removiendo esperamos a que se caramelice. Después reservamos en un plato.

Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

 

 

 

 

 

 

 

2. Ahora vamos a preparar la cama de hojaldre, para ello esparcimos un poco de harina por la mesa de trabajo, ponemos la placa de hojaldre y con la ayuda de un rodillo estiramos un poco, sin dejarla muy fina. Con un corapastas redondo grande hacemos dos círculos y separamos la masa sobrante. Con el rodillo estiramos un poco más y con otro cortapastas algo más pequeños le hacemos un agujero en el centro. Unimos todo el hojaldre sobrante y volvemos a estirar formando otros dos círculos con el cortapastas grande.

Forma redonda al hojaldre

Forma redonda al hojaldre

 

 

 

 

 

 

 

3. Colocamos el circulo de hojaldre agujereado sobre el otro circulo entero, con la ayuda de los dedos vamos uniendo el borde de ambos círculos levantando el borde interior. Repetimos el paso con los otros dos círculos de hojaldre y una vez listos repartimos la cebolla caramelizada entre las dos camas de hojaldre.

Cama de hojaldre

Cama de hojaldre

 

 

 

 

 

 

 

4. Ahora nos toca partir el solomillo en tacos, que no sean muy gordos, aproximadamente uno o dos dedos. Salpimentamos por ambos lados. Ponemos una sartén con un poco de aceite y una vez caliente ponemos el solomillo para que se selle, haciéndolo un poco por todos lados, unos minutos, si lo hacéis mucho en el horno se secará.

Sellar el solomillo

Sellar el ssolomillo

 

 

 

 

 

 

 

5. Una vez listo el solomillo repartimos los tacos de solomillo entre las dos camas, colocándolos en el interior e introducimos en el horno.

Colocar el solomillo en la cama de hojaldre

Colocar el solomillo en la cama de hojaldre

 

 

 

 

 

 

 

6. Vamos observando de vez en cuando y cuando el hojaldre adquiera un tono dorado y la carne este hecha podemos retirarlo y servirlo.

Solomillo en cama de hojaldre

Solomillo en cama de hojaldre

 

 

 

 

 

 

 

Podéis dejarlo así, o preparar una salsa para carnes. Esto ha vuestra elección de ambas formas creareis un plato estupendo con el que disfrutar de una rica comida.

 

 

Arroz caldoso con conejo

El arroz es un cereal que admite muchos complementos, podemos utilizarlo como primer plato, como único plato, como un acompañamiento tanto para carne como para pescado y como postre. En este caso os voy a presentar una receta de mi madre que a mí personalmente me encanta, espero que a vosotros también.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 gr de arroz

• 1/2 conejo

• 1 cebolla

• Un par de pimientos del piquillo

• Tomate natural, sino tenéis un chorro de tomate frito

• Laurel

• Aceite

• Un par de pastillas de caldo de carne

• Colorante

• Sal

Preparación:

1. En primer lugar vamos a poner una olla grande con un poco de aceite al fuego. Picamos la cebolla en trozos pequeños y la añadimos a la olla con un par de hojas de laurel y una pizca de sal.

Pochar la cebolla

Pochar la cebolla

2. Cuando la cebolla este un poco pochada añadimos los pimientos y el tomate y dejamos que se haga un poco.

Añadir los pimientos y el tomate

Añadir los pimientos y el tomate

3. En un cazo aparte ponemos agua, llenamos el cazo, ponemos las pastillas de caldo y el colorante y dejamos que las pastillas se deshagan. Cuando empiece a hervir retiramos y reservamos.

Cazo de caldo con colorante

Cazo de caldo con colorante

4. Añadimos el conejo troceado en la olla con la verdura, dejar el otro de hígado entero en la olla, lo utilizaremos más tarde. Removemos de vez en cuando para que todos los trozos de conejo se hagan por todos lados.

Añadir el conejo troceado

Añadir el conejo troceado

5. Cuando el conejo empiece a coger color sacamos el hígado, lo ponemos en un platito con una cucharadita de caldo del cazo y lo picamos para añadirlo de nuevo a la olla.

Deshacer el higado

Deshacer el higado

6. Añadimos todo el arroz, removemos y dejamos que absorba los jugos de la olla antes de añadir todo el caldo que tenemos en el cazo, dejamos que el arroz se haga. Cuando el arroz este en su punto esta listo para servir. Si os quedáis sin caldo añadir más agua a la olla, comprobar la sal antes de servirlo por si hay que añadir más.

Añadir el arroz y el caldo

Añadir el arroz y el caldo

7. Con una espumadera servimos primero el arroz con el conejo en un plato hondo y después con una cuchara servís el caldo.

Arroz caldoso con conejo

Arroz caldoso con conejo

Solomillo a la pimienta

El solomillo a la pimienta es una forma exquisita de preparar esta rica carne. Es una receta fácil de hacer y que no nos llevará mucho tiempo preparar. Podemos acompañar el solomillo con unas patatas asadas o con un poco de arroz blanco, lo que mejor os encaje, hay infinidad de acompañamientos para esta receta.

Ingredientes: para 2 personas

• 1 solomillo de cerdo

• Sal

• Un chorro de coñac o whisky

• Pimienta negra

• 200 ml de Nata

Preparación:

1. Para empezar vamos a limpiar la grasa que tiene el solomillo, al terminar cortamos la carne en medallones. Depende del tamaño del solomillo saldrán más trozos o menos, yo suelo hacer entre seis o siete medallones por persona. Les ponemos un poco de sal y de pimienta molida por ambos lados del solomillo.

Medallones de solomillo

Medallones de solomillo

2. Ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, cuando este listo bajamos la temperatura y colocamos los medallones. Dejamos que el solomillo se dore por ambos lados y por los bordes.

Hacer el solomillo

Hacer el solomillo

3. Una vez la carne este lista añadimos toda la nata, el chorro de coñac o de whisky y un buen puñado de pimienta molida. Removemos y dejamos que la nata se vaya reduciendo hasta adquirir la textura deseada. Podéis dejar que la salsa quede un poco líquida o que prácticamente no quede nada, a vuestro gusto.

Salsa de pimienta

Salsa de pimienta

4. Una vez lista la salsa podemos servir los medallones en los platos y repartir la salsa que haya quedado en la sartén. Listo para disfrutar.

Solomillo a la pimienta

Solomillo a la pimienta