Puré de patatas

Las patatas son un acompañamiento perfecto para muchísimas comidas, da igual como las cocinemos, porque en cualquiera de sus variantes son ideales para acompañar carne, pescado… En esta ocasión os voy a mostrar cómo hacer un puré de patatas casero, de una manera rápida y con la que podáis variar en la forma de preparar las patatas para acompañar a otro plato.
Antes de empezar con la receta os voy a dar algunos consejos para que el puré os quede cremoso, suave y sin grumos, en primer lugar, hay que intentar que las patatas sean del mismo tamaño posible para que el tiempo de cocción sea similar, sino unas se nos cocerían demasiado, mientras que las otras se podrían quedar crudas.
Otro dato a tener en cuenta sobre las patatas es el tipo de patatas que vamos a usar, deberán tener cantidad de fécula, como serian la Monalisa, la Baraka o Kennebec, todas estas son variantes de patata del tipo harinosas, ideales para cocer.
También hay que tener en cuenta que las patatas debemos trabajarlas en todo momento en caliente. Que la mantequilla debe de estar a temperatura ambiente, de ese modo al mezclarla con las patatas se fundirá más rápidamente. Y, por último, la leche ha de estar caliente cuando la mezclemos con las patatas.

Ingredientes: para 2 personas

  • 1 kilo de patatas
  • 60 gr de mantequilla
  • 100 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada

Preparación:

  1. Vamos a comenzar poniendo una olla con las patatas, una pizca de sal y agua suficiente para cubrirlas, que este fría, de este modo podréis calcular mejor el tiempo de cocción, aproximadamente tendremos que dejarlas cocer durante unos 30 minutos, aunque el tiempo dependerá del tamaño de las patatas que hayáis seleccionado.

    Cocer las patatas

  2. Una vez que las patatas se pinchen sin ofrecer resistencia, pero sin llegar a deshacerse, en ese momento las escurriremos y en caliente, con cuidado de no quemaros, vamos pelándolas.

    Pelar las patatas

  3. Una vez peladas todas las patatas, con la ayuda de un triturador de patatas, un pasapuré o con un tenedor las deshacemos, sin trabajarlas en exceso.

    Triturar las patatas

  4. Cuando todas estén bien deshechas añadimos la mantequilla y con la ayuda del tenedor la vamos incorporando, integrando completamente toda la mantequilla junto con las patatas.

    Integrar las mantequilla

  5. Ahora calentamos un poco la leche, una vez caliente la añadimos también y volvemos a mezclar con la ayuda del tenedor.

    Integrar la leche

  6. Ahora es el momento de probar como esta nuestro puré de sal, en caso de que sea necesario añadir más, hasta conseguir el punto de sal deseado, también le añadimos un poco de pimienta negra molida y de nuez moscada. Volvemos a remover con el tenedor para integrar bien todos los condimentos.

    Añadir condimentos

  7. Una vez listo el puré podéis servir, ya sea como plato único o como acompañamiento.

    Puré de patatas

Tostada de jamón y verduras

Hoy os traigo un plato que puede servir como entrante, como acompañamiento a otro plato, como una cena, podéis tener muchas opciones. En mi caso he usado pan de molde sin corteza, aunque podéis usar para hacerlo cualquier tipo de pan, del mismo modo que podréis cambiar cualquiera de los ingredientes que yo le he añadido, o añadir nuevos, totalmente a vuestro gusto.

Ingredientes: para 2 personas

  • 4 rebanadas de pan de molde
  • ½ cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 4 lonchas de jamón de pavo
  • 2 huevos
  • Queso rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva

Preparación:

  1. Para comenzar vamos a picar la cebolla en trozos más bien pequeños. Ponemos una sarten al fuego con un poco de aceite y esperamos a que coja temperatura antes de añadir la cebolla con una pizca de sal. Dejamos que se vaya cocinando a fuego lento.

    Sofreír la cebolla

  2. Ahora picamos también los pimientos, en trozos pequeños y lo añadimos a la sarten, dejamos que se cocine la verdura, remover de vez en cuando, le añadimos también un poco de pimienta negra.

    Añadir los pimientos

  3. Mientras se cocinan las verduras picamos en tacos el jamón y lo añadimos a la sarten cuando la verdura este bien cocinada. Una vez que veamos que el jamón este dorado, retiramos todo a un plato y empezamos con el montaje.

    Añadir el jamón

  4. Lo primero que tenemos que hacer es retirar el centro del pan, con la ayuda de un cuchillo o de un cortador.

    Preparar el pan

  5. También tenemos que batir bien los huevos, para que estén listos cuando los necesitemos.

    Batir el huevo

  6. Ponemos la parte grande en la sarten y en el hueco añadimos un poco de verduras y jamón con la ayuda de una cuchara.

    Comenzar el montaje

  7. Para continuar le ponemos un poco del huevo para que cuando se cuaje alrededor del relleno se mantenga unido al pan.

    Añadir el huevo

  8. Mientras el huevo se va cuajando y el pan tostando le ponemos un poco de queso rallado en el centro, que al fundirse nos unirá la tapa final.

    Añadir el queso rallado

  9. En este momento le ponemos la tapa en su lugar y con una espátula de damos la vuelta, con cuidado presionamos un poco dejamos que se tueste un poco el pan por el otro lado.

    Cubrir el agujero

  10. Una vez tostado al gusto y fundido el queso podemos retirar y servir.

    Tostada de jamón y verduras

Focaccia de cebolla

La focaccia es un pan de origen italiano que podemos preparar de una manera muy sencilla en nuestras casas. La diferencia de este pan con el nuestro es que la focaccia lleva especias integradas en la propia masa, además de que les incluyen alimentos sobre el pan antes de cocinarlo. Yo os traigo la receta de la focaccia con cebolla, pero podéis poner lo que queráis, aceitunas, tomatitos, lo que se os ocurra. Yo os recomiendo que la probéis, no dudo que queréis repetir.

Ingredientes: 

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 40 gr de mantequilla
  • 350 gr de agua
  • 10 gr de levadura de panadería
  • Una pizca de sal
  • 40 gr de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de romero
  • ½ cucharadita de orégano

Que la mantequilla y el agua estén a temperatura ambiente, eso os facilitara el trabajo

Preparación:

  1. Ponemos en un bol todos los ingredientes y con la ayuda de las manos aceitadas mezclamos los ingredientes, aproximadamente durante 20 minutos.

    Mezclar los ingredientes

  2. Ponemos aceite en la mesa de trabajo para que la masa no se nos quede pegada y la colocamos encima. Dejamos que repose 10 minutos antes de continuar. Pasado ese tiempo la estiramos con las manos y le vamos haciendo pliegues rápidos. Repetimos la forma de amasado un par de veces.

    Amasar

  3. Estiramos la masa en la fuente que vamos a usar para el horno, os recomiendo que pongáis aceite en la fuente para que la masa no se pegue. La tapamos con un paño, en un lugar donde no tenga corrientes y puede reposar durante aproximadamente 1 hora. Tiene que doblar su tamaño.

    Dejar reposar

  4. Pasado ese tiempo precalentamos el horno a 250º, con las puntas de los dedos vamos presionando la masa, sin agujerearla. Picamos la cebolla en tiras u las colocamos por la parte superior del pan. Le ponemos un poco más de romero por encima y horneamos durante 15 minutos.

    Preparar la focaccia

  5. El tiempo de horno es relativo a cada horno, no todos tienen la misma potencia. Cuando veáis que este dorado podéis retirar, lo dejamos enfriar antes de sacarlo de la fuente. Para servir lo cortáis en tiras no muy gruesas, de un par de dedos y servís como acompañamiento. Tener en cuenta que los bordes se quedaran más duros, servir la parte central que es más blandita.

    Focaccia de cebolla

Si no os coméis todo el pan en el día no os preocupéis, podéis congelarlo o comerlo en los siguientes días, es verdad que se ira quedando duro, pero si disponéis de un microondas con grill podéis ponerlo unos minutos por cada lado en el grill y volveréis a disfrutar de la focaccia como recién hecha.

Patatas asadas rellenas de setas y gambas

Ya os he subido varias formas de rellenar patatas asadas, en esta ocasión os voy a mostrar una nueva receta con setas y gambas que espero os guste y que acompañe a vuestros platos.

Ingredientes: para dos personas

• 4 patatas medianas
• 1/2 kilo de setas
• 1/2 kilo de gambas
• Nata
• Sal
• Pimienta negra
• Queso rallado
• Aceite

Preparación:

1. Encendemos el horno para que se vaya calentando, mientras tanto envolvemos cada una de las patatas con un trozo de papel de aluminio, esto hará que el calor se concentre en el interior y se haga mejor. Las colocamos en una fuente para horno y la introducimos en el horno, comprobamos que las patatas están hechas pinchando en diferentes zonas con la ayuda de un pincho de cocina. Mantener las patatas en el horno hasta que todas estén blandas, que se pinchen con facilidad. Una vez hechas sacamos la fuente y destapamos las patatas para que se enfríen y podamos pelar cada una con más facilidad.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

 

 

 

 

 

 

 

2. Mientras se enfrían las patatas podemos aprovechar para picar las setas en trozos pequeños y las reservamos.

Picar las setas

Picar las setas

 

 

 

 

 

 

 

3. Repetimos el paso anterior pero con las gambas, que sean también trozos pequeños, tanto las setas como las gambas tienen que ser pequeños para que se reparta mejor por la patata.

Picar las gambas

Picar las gambas

 

 

 

 

 

 

 

4. Para continuar ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, una vez listo añadimos las setas y las gambas con un poco de sal y de pimienta, bajamos a temperatura media y dejamos que se cocinen mientras removemos de vez en cuando.

Sofreimos las gambas y las setas

Sofreimos las gambas y las setas

 

 

 

 

 

 

 

5. Mientras tenemos el relleno en la sartén vamos pelando las patatas, con cuidado de que no se nos rompa. Una vez peladas todas con la ayuda de una cuchara vamos vaciando las patatas dejando la patata sobrante en un recipiente y manteniendo los laterales y la base de la patata sin que se rompan para que después no se vacíen.

Patatas asadas vacias

Patatas asadas vacias

 

 

 

 

 

 

 

6. Echamos una pizca de sal dentro de las patatas vacías, también le añadimos un poco de sal y de pimienta negra a los trozos de patatas que hemos dejado en el recipiente. Una vez listas las setas y las gambas las añadimos al recipiente y mezclamos bien todo con la ayuda de un tendedor para ir picando la patata.

Mezclar las setas y las gambas con las patatas

Mezclar las setas y las gambas con las patatas

 

 

 

 

 

 

 

7. Para terminar el relleno le añadimos la nata, no la añadáis toda de golpe, iremos integrando la nata poco a poco para que no quede demasiado liquida, sino la patata se nos desbordará. El propio relleno os ira pidiendo más nata si la necesita, lo veréis con facilidad.

Incluimos la nata al relleno

Incluimos la nata al relleno

 

 

 

 

 

 

 

8. Con la ayuda de una cuchara sopera cogeremos el relleno y vamos introduciendo poco a poco cubriendo bien todo el hueco que hemos dejado en la patata.

Rellenar las patatas

Rellenar las patatas

 

 

 

 

 

 

 

9. Una vez rellenas todas las patatas las colocamos en la fuente y le ponemos con cuidado un poco de queso rallado por encima. Después metemos la fuente en el horno para que el queso se gratine.

Añadir queso para que se gratine

Añadir queso para que se gratine

 

 

 

 

 

 

 

10. Una vez gratinado el queso sacamos la fuente del horno, con la ayuda de una espátula pasamos dos patatas a cada plato y servimos junto al plato principal.

Patatas asadas y rellenas

Patatas asadas y rellenas

Patatas gratinadas

Estas patatas son una manera diferente de acompañar un plato de carne. Una buena forma de cambiar el modo en el que comemos habitualmente las patatas. Es una receta sencilla que completara cualquier plato. Nos llevara algo de tiempo realizar la receta, así que os recomiendo que cuando la hagáis dispongáis de tiempo para cocinar con calma. Buen provecho.

Ingredientes: para 2 personas

• 2 patatas

• 4 tiras de bacon

• 200 ml de leche

• 20 gr de margarina

• 20 gr de harina

• Queso rallado

• Cebolla

• Azúcar

• Sal

• Nuez moscada

• Pimienta

Preparación:

1. Para empezar vamos a encender el horno para que se caliente un poco. Mientras cubrimos las patatas, sin pelar, en un trozo de papel de aluminio, cada patata en un trozo. Las colocamos en una fuente y las metemos en el horno, dejamos que se asen a su ritmo, las podéis pinchar de vez en cuando para comprobar como van, en el momento que el pincho entre con facilidad y notéis la patata blandita podéis retirar la fuente. Abrimos el papel de aluminio para que las patatas se enfríen y resulte mas fácil pelar.

 

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Pelamos la cebolla y la picamos en tiras, más bien finas. Ponemos en una satén un poco de aceite a calentar. Una vez caliente, bajamos la intensidad a la mitad y añadimos la cebolla con un poco de sal para que apoche bien. Dejamos que se haga removiendo de vez en cuando para que no se nos queme. Cuando la cebolla este blanda y dorada añadimos el azúcar y sin dejar de remover dejamos que se caramelice con la cebolla.

Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

3. Mientras las patatas se enfrían, ponemos las lonchas de bacon sobre una tabla y las cortamos en tiras no muy gruesas. Ponemos al fuego una sartén con muy poco aceite y cuando este caliente añadimos las tiras de bacon para dorarlas un poco. Dejar que se frían durante un minuto y las retiramos.

Bacon en tiras

Bacon en tiras

4. Ahora vamos a quitar la piel de las patatas, no hace falta que utilicéis cuchillo, porque con la ayuda de los dedos la quitaréis con facilidad. Una vez retirada la piel con un cuchillo y cuidado vamos a cortar la patata en rodajas finas y colocando cada trozo en el fondo de la fuente en la que las hemos asado.

Patatas en rodajas

Patatas en rodajas

5. Repartimos sobre las rodajas de patatas primero la cebolla caramelizada y con la ayuda de un tenedor repartimos las tiras por toda la fuente. Repetimos el paso con las tiras de bacon.

Cebolla y bacon sobre las patatas

Cebolla y bacon sobre las patatas

6. Ahora vamos hacer la bechamel, lo primero que tenemos que hacer es poner la leche a calentar, que no hierva. Después ponemos al fuego una sartén antiadherente para que no se nos pegue, echamos la margarina y dejamos que se funda a temperatura más bien baja.

Fundir la margarina

Fundir la margarina

7. Cuando la margarina este líquida, sin que hierva, añadimos la harina y mezclamos todo bien con la ayuda de unas varillas formando una masa amarilla, removemos durante unos minutos para que la harina se cocine bien.

Masa homogénea de harina y margarina

Masa homogénea de harina y margarina

8. Ahora añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover. Tened en cuenta que no tiene que quedar muy espesa, ya que al enfriar se espesará un poco y al ponerla en el horno para gratinar el queso acabara teniendo la consistencia deseada. Cuando tengamos toda la leche integrada añadimos una pizca de sal, la pimienta y la nuez moscada.

Integrar la leche y las especias

Integrar la leche y las especias

9. Mantenemos la bechamel unos minutos al fuego sin dejar de remover para que se cocine bien. Cuando este lista la retiramos y la volcamos sobre las patatas y el bacon. Para terminar ponemos un poco de queso rallado y metemos en el horno la fuente para que se gratine.

Bechamel y queso rallado

Bechamel y queso rallado

10. Una vez el queso tenga un color dorado podéis retirar la fuente y con la ayuda de una espátula servís un poco en cada plato.

Patatas gratinadas

Patatas gratinadas

Patatas asadas rellenas de verduras

Las patatas asadas son un buen acompañamiento para cualquier plato, además al ir rellenas incluso podemos utilizarlas como plato único. En la receta que os traigo hoy vamos hacer unas patatas más ligeras, lo bueno de este alimento es que acepta cualquier ingrediente, por esa razón vamos a utilizar un sofrito de verduras y setas para rellenar estas patatas.

Ingredientes: para 2 personas

• 4 patatas

• 1/2 cebolla

• 2 tomates medianos

• 2 dientes de ajo

• 200 gr de setas

• Medio puerro

• 1 zanahoria

• Medio vaso de vino blanco

• Pimienta negra

• Aceite de oliva

• Sal

• Queso rallado

Preparación:

1. Encendemos el horno y dejamos que se caliente un poco, mientras envolvemos las patatas en papel de aluminio y las colocamos en una fuente para meterlas en el horno. Dejamos que las patatas se asen aproximadamente durante una hora, hasta que las patatas se pinchen con facilidad. Cuando estén listas las retiramos, las sacamos del papel de aluminio y esperamos que se enfríen para poder pelar las patatas con facilidad.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Para hacer el relleno ponemos un poco de aceite en una sartén a fuego medio. Cuando este caliente añadimos la cebolla, el puerro y los ajos bien picados y finos. Mientras la verdura se sofríe a fuego medio y se va ablandando, vamos pelando y picando los tomates en dados pequeños. No olvidéis remover el sofrito de vez en cuando para que no se pegue.

Sofrito de verduras

Sofrito de verduras

3. Cuando el sofrito este blandito, en aproximadamente 10 minutos, subimos un poco el fuego y añadimos el vino blanco dejando que reduzca. Mientras cortamos todas las setas en trozos más bien pequeños y los añadimos al sofrito.

Añadir las setas

Añadir las setas

4. Damos un par de vueltas al sofrito para que se hagan un poco las setas y después añadimos el tomate. Le ponemos la sal y un poco de pimienta, volvemos a remover para repartir bien la sal por todo el sofrito. Durante unos 10 minutos mantenemos el relleno a temperatura más bien fuerte. Después bajamos el fuego y lo dejamos durante otros 10 minutos para que se cocine del todo.

Añadir el tomate

Añadir el tomate

5. Quitamos el sofrito del fuego y reservamos mientras pelamos y vaciamos las cuatro patatas, en este caso la patata que vamos a quitar no la vamos a utilizar para rellenar, pero si que vamos a darle un uso, así que reservarla.

Patatas asadas vacias

Patatas asadas vacias

6. Para terminar le ponemos una pizca de sal a la patata y con la ayuda de una cuchara repartimos el relleno entre las cuatro patatas.

Patata rellena

Patata rellena

7. Colocamos un poco de queso rallado encima y metemos de nuevo en el horno para gratinar.

Añadir el queso

Añadir el queso

8. Cuando el queso este dorado, retiramos y las servimos en los platos, ideales para acompañar un plato de carne.

Patata asada lista

Patata asada lista

Lo más seguro es que nos haya sobrado verdura, podemos mezclarla con la patata que hemos reservado, formando una papilla, picando la patata con un tenedor. Con las manos formamos bolitas. Las pasamos por huevo y pan rallado. Podéis freírlas o asarlas, incluso podéis hacerlas en el momento o congelarlas para otra ocasión.

Patatas asadas, carne picada con bechamel

Las patatas son uno de los acompañamientos más utilizados, generalmente siempre las preparamos de las mismas maneras, cuando es un producto que admite muchos complementos. La receta que os muestro a continuación puede ser una acompañamiento a otro plato o podemos utilizarlo como plato principal, ya que el relleno que vamos a utilizar en esta ocasión podría ser suficiente para una comida, ya que nos deja bastante satisfechos.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 ml de leche

• 20 gr de harina

• 20 gr de mantequilla

• Sal

• Nuez moscada

• Pimienta negra

• 150 gr de carne picada

• 4 patatas, 2 si van a ser un acompañamiento

• Queso rallado

Preparación:

1. Como en todas las recetas en las que utilizamos el horno el primer paso es encenderlo para que se vaya calentando mientras preparamos lo necesario. Después metemos las patatas en papel de aluminio para que se cocine bien y las colocamos en una bandeja o fuente para introducirlas en el horno aproximadamente durante 1 hora. Una vez asadas, cuando el pincho pase con facilidad las retiramos del horno y le quitamos en papel de aluminio para que enfríen.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Una vez frías las patatas las pelamos y les vaciamos el interior con la ayuda de una cuchara, dejando las paredes intactas para que el relleno se mantenga en el interior. Los trozos de patata que vamos quitando los reservamos en un bol.

Patatas asadas vacias

Patatas asadas vacias

3. Para el relleno primero vamos hacer la carne, ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, cuando este a buena temperatura bajamos un poco el fuego y añadimos la carne. Le echamos una pizca de sal, un par de golpes de pimienta y mezclamos bien. Dejamos que se vaya cocinando removiendo de vez en cuando para que toda la carne se haga bien. Cuando la carne este bien echa la retiramos en un plato y reservamos.

Carne picada

Carne picada

4. Ahora toca la bechamel, lo primero que tenemos que hacer es poner la leche a calentar, que no hierva. Ponemos una sartén antiadherente para que no se nos pegue, echamos la margarina y dejamos que se funda a temperatura más bien baja, cuando este líquida, sin que hierva, añadimos la harina y mezclamos todo bien con la ayuda de unas varillas formando una masa amarilla, removemos durante unos minutos para que la harina se cocine bien. Ahora añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover. Tened en cuenta que tiene que quedar más bien líquida, ya que al enfriar se espesará un poco y al mezclarlo con la patata terminaremos de darle la textura apropiada.

Mezcla de mantequilla y harina

Mezcla de mantequilla y harina

5. Cuando tengamos toda la leche integrada añadimos una pizca de sal, la pimienta, la nuez moscada y la carne y mezclamos todo bien. Ahora dejamos la bechamel al fuego durante aproximadamente 5 minutos sin dejar de remover. Después incorporamos toda la bechamel al bol en el que tenemos la patata y con la ayuda de un tenedor vamos picando la patatas mientras la mezclamos con la bechamel.

1° fase del relleno

1° fase del relleno

6. Cuando tenemos el relleno listo, añadimos un poco de sal en el interior de la patata y con la ayuda de una cuchara lo repartimos en el interior de cada patata y volvemos a colocarlas en la fuente.

Patata rellena

Patata rellena

7. Por último le ponemos un poco de queso rallado encima, con cuidado de que no se nos caiga todo, yo os recomiendo que lo pongáis poquito a poco. Una vez listas metemos la fuente en el horno y dejamos que el queso se gratine.

Queso rallado

Queso rallado

8. Podéis ir abriendo el horno de vez en cuando para ver si el queso esta a vuestro gusto, cuando así sea, retiramos la fuente y servimos las patatas.

Patata asada lista para degustar

Patata asada lista para degustar

Patatas asadas rellenas de bacon y nata

Las patatas son un producto que combina a la perfección con la mayoría de los platos que queramos preparar. Existen muchas maneras de preparar patatas, en este caso os traigo una receta de patatas asadas rellenas ideales para acompañar a un rico plato de carne. Es una receta muy sencilla que enriquecerá cualquiera de vuestros menús, incluso podría ser un perfecto entrante por si solo.

Ingredientes: 2 personas

• 4 patatas medianas

• 30 ml de nata para cocinar

• 6 lonchas de bacon

• Queso rallado

• Sal

• Pimienta negra

Preparación:

1. Lo primero es encender el horno para que se caliente y las patatas se asen con más facilidad. Metemos cada patata en un trozo de papel de aluminio. Que quede toda la patata bien cubierta, de este modo el calor se concentra en el interior y se hacen mejor. Las podemos colocar en una fuente o directamente sobre la bandeja del horno. Las patatas tardan aproximadamente 1 hora en estar asadas. Yo os recomiendo que las pinchéis de vez en cuando y cuando pase con facilidad las podéis retirar. Cuando las saquéis del horno abrir el aluminio para que se enfríen.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Cuando las patatas estén frías las podemos pelar, si están bien asadas la piel saldrá con facilidad, sin necesidad de utilizar un cuchillo.

3. Una vez peladas con la ayuda de una cucharilla vamos vaciando el interior de la patata, por el lado plano, para que luego se mantenga recta a la hora de gratinar y servir. Tened cuidado con el borde, se trata de vaciarla en profundidad no en anchura sino se desprenderá el relleno. Tampoco la vaciéis por completo o se os agujereará.

Vaciar patata

Vaciar patata

4. La patata que vamos sacando la reservamos en un bol. Cuando tengamos todas las patatas vacías picamos el bacon en trozos pequeños y lo sofreimos unos minutos para dorarlo. Lo añadimos a la patata que tenemos reservada, añadimos una pizca de sal, un golpe de pimienta negra y la nata. Mezclamos todo bien mientras aplastamos los trozos de patata con la ayuda de un tenedor. Si veis que se os queda la masa muy espesa añadir más nata, aunque tened en cuenta que demasiado liquida dificultaría el momento de rellenar las patatas.

Relleno

Relleno

5. Antes de rellenar las patatas les ponemos un poco de sal para que no estén sosas y con la ayuda de la cuchara vamos introduciendo el relleno en el interior de la patata. Yo os recomiendo que primero rellenéis todas hasta llenar el hueco y después si nos sobra relleno añadir un poco más en cada una dándole forma redondeada con la cuchara. Ponemos un poco de queso rallado encima.

Patata rellena

Patata rellena

6. Volvemos a colocar las patatas en la fuente o en la bandeja del horno y las introducimos para que el queso se gratine y la patata se caliente. Una vez que el queso este dorado podemos sacar las patatas. Con cuidado pasamos las patatas a cada plato y servimos.

Listas para comer

Listas para comer