Red de salchichas

En esta ocasión vamos a preparar un aperitivo muy sencillo y que además podemos preparar en compañía de los más pequeños, una manera de involucrarlos en la cocina de una manera divertida. Es un aperitivo rápido que podremos preparar ante una visita inesperada, para disfrutar de una fiesta o de una reunión con nuestros seres queridos.

Ingredientes: para 2 personas

• ½ oblea de hojaldre
• 6 salchichas
• 1 huevo
• pimienta
• harina

Preparación:

1. Lo primero que tenemos que hacer es estirar el hojaldre, para ello ponemos un poco de harina sobre la mesa de trabajo y en el rodillo, suavemente vamos estirando hasta tener un rectángulo. Después cortamos por la parte más larga tiras, que no sean muy gruesas, en mi caso he hecho 5 tiras.

Estirar el hojaldre

2. Ahora vamos a montar la red, en mi caso he usado salchichas de sobre, aunque podemos usar también frescas. Para empezar ponemos las tiras sobre un papel para horno cubriendo la bandeja, doblamos la segunda tira y la cuarta por la mitad y colocamos ahí la primera salchicha. Volvemos a cubrir esta salchicha con las tiras dobladas. Para colocar la segunda ponemos la primera, tercera y quinta tira sobre la salchicha que ya esta puesta, colocamos la siguiente y volvemos a cubrir con las 3 tiras. Repetimos estos pasos hasta tener todas, intercalar las tiras para dar así la forma de red.

Crear la red

3. Una vez todas las salchichas colocadas, unimos los bordes y cortamos el sobrante. Batimos el huevo y con un pincel pintamos el hojaldre, que quede bien repartido por todos lados. Le ponemos un poco de pimienta por encima y podemos introducir la bandeja en el horno.

Hornear la red

4. Cundo veamos que el hojaldre esta dorado y crujiente y las salchichas cocinadas podéis retirar. Partimos en tres, dos salchichas en cada corte y después cada una de ellas por la mitad, por lo que tendremos 6 porciones para degustar.

Red de salchichas

Pastel de carne

Hoy vamos a preparar una receta en la que vamos a combinar tres ingredientes principales que seguramente todos tenemos en casa, la carne picada, patatas y bacon. Esta receta lleva trabajo y tiempo, es de esos platos que tenemos que preparar con tiempo, el resultado merecerá la pena. Es un plato que podemos preparar para comidas especiales, para compartir con invitados, incluso esta buena si después de prepararla la congeláis y sacáis en otro momentos, siendo este el caso os recomiendo que la calentéis un poco en el horno, en el microondas se quedara algo seca.

Ingredientes: para 3 personas

• 250gr de carne picada
• 1 huevo
• pan rallado
• ½ cebolla
• ½ taza de leche
• sal
• pimienta negra
• nuez moscada
• aceite de oliva
• 12 lonchas de bacon
• puré de patatas
• salsa barbacoa

Preparación:

1. Para empezar tenemos que preparar la carne, ponemos en una sartén la cebolla bien picada con un chorro de aceite caliente y una pizca de sal, dejamos que se cocine a fuego lento. Mientras en un bol ponemos la carne, el huevo, una cucharada de pan rallado, la leche, una pizca de sal, de pimienta y de nuez moscada. Cuando la cebolla este lista la añadimos al bol y mezclamos todo bien con la ayuda de un tenedor. Una vez lista reservamos.

Preparar la carne

2. Ahora vamos a preparar el puré de patatas, en el caso de que prefiráis comprar uno ya hecho reservarlo, si sois como yo y preferís hacer las cosas vosotros mismo y de manera casera a través del enlace accederéis a la receta paso a paso. Una vez listo el puré reservarlo para más adelante.

Puré de patatas

3. Ahora es el momento de montar el pastel, cogemos el molde y vamos colocando las lonchas de bacon sin dejar huecos entre ellas, tened en cuenta que dependiendo de lo grande que sea el molde necesitareis más bacon, ya que tiene que cubrir el pastel entero. Una vez colocadas todas, untar con un poco de salsa barbacoa.

Montar el pastel

4. Con una cuchara coger la mitad de la carne picada y repartirla por todo el molde, con las manos presionar la carne para que se quede bien tersa, esto hará que el pastel no se deshaga.

Una capa de carne

5. Sobre la carne repartimos bien el puré, con la ayuda de la cuchara hacer un poco de presión, tened en cuenta que el puré debe estar más bien espeso.

Segunda capa puré

6. Sobre la capa de puré añadiremos el resto de la carne, una vez repartida por todo el molde volver hacer presión con las manos.

Tercera capa de carne

7. Para terminar cubrir la carne con las lonchas de bacon que sobresalen del molde, cubrirlas con salsa barbacoa y con un tenedor introducir la punta detrás de la parte que queda pegada al circulo del molde. Meter el pastel en el horno hasta que veáis que las lonchas de bacon están bien cocinadas.

Cerrar el pastel

8. Después retiramos el molde del horno y damos la vuelta al pastel sobre una bandeja o una base plana para horno. Volvemos a untar con salsa barbacoa e introducimos de nuevo en el horno, en este caso no hará falta mucho tiempo, el pastel esta casi listo.

Dar la vuelta al pastel

9. Cuando veáis que el otro lado esta bien cocinado retiramos y partimos, podéis partirlo en rodajas o en trozos, en mi caso he preferido en un trozo. Servimos en platos individuales acompañados de una ensalada.

Pastel de carne

Croqueta de carne y queso

Esta es otra variante de las muchas recetas que podemos hacer con carne picada, es una receta algo laboriosa pero que estoy segura que os va a gustar. Es una receta ideal para prepararles a los niños, también para dejarlas preparadas y congelar para sacar en otra ocasión. En el caso de que las preparéis para congelar no las cocinéis, de este modo al sacarlas podéis degustarlas recién hechas.

Ingredientes: para 2 personas

• 200gr de carne picada
• ½ cebolla
• 2 huevo
• 1 rodaja de pan de molde
• un chorro de leche
• sal
• pimienta negra
• nuez moscada
• pan rallado
• aceite
• 4 tacos de queso

Preparación:

1. Para comenzar picamos la cebolla y la ponemos a pochar en una sartén con un poco de aceite y una pizca de sal. Mientras en un bol ponemos la carne picada, uno de los huevo y un poco de pan rallado. Ponemos también en una taza el pan de molde con la leche y con un tenedor mezclamos para que absorba la leche. Cuando la cebolla este lista la añadimos al bol junto con el pan de molde. Con el tenedor mezclamos bien todos los ingredientes, si veis que la carne queda muy suelta añadir un poco más de pan rallado. Por ultimo le añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada y volvemos a mezclar.

Preparar la carne

2. Ahora vamos a cortar el queso, podéis usar el tipo de queso que más os guste, lo cortamos en cuatro rectángulos.

Cortar el queso

3. Para continuar con las manos cogéis una porción de carne picada, hacéis primero una bola y después le vais dando forma plana, ponéis el queso en el centro y con las mismas manos lo vais cubriendo con la carne.

Envolver con la carne

4. Cuando tengáis los cuatro hechos, ponemos el otro huevo y los batimos bien, en otro plato ponemos un poco de pan rallado. Una a una pasamos las croquetas de carne por huevo y por pan rallado.

Empanamos

5. Ponemos una sartén con un poco de aceite y cuando este caliente añadimos las croquetas de carne, dejamos que se cocinen a fuego lento. Según se vayan cocinando les vamos dando la vuelta para que todas se doren por todos lados. Cuando estén todas listas podéis servir dos en cada plato y podemos acompañar con un poco de ensalada, unas patatas, un poco de arroz blanco, incluso con un poco de verdura.

Croqueta de carne y queso

Croqueta de patatas

Hoy os traigo una receta con patatas, es muy sencilla de hacer y no nos llevara excesivo tiempo prepararla. Las patatas son ese ingredientes que todos tenemos siempre en casa y en esta ocasión os voy a mostrar una receta para picar en buena compañía.

Ingredientes: para 2 personas

• 3 patatas
• 2 lonchas de jamón
• queso rallado
• sal
• pimienta negra
• 1 huevo
• harina
• pan rallado
• aceite

Preparación:

1. El primer paso de esta receta es pelar y cortar en gajos las patatas, ponemos una olla con abundante agua y una pizca de sal y ponemos a cocer las patatas. Removemos de vez en cuando, estarán listas cuando al pinchar la patata se deshaga. Las podéis poner en un escurridor para quitar el exceso de agua, cuando estén un poco frías las podéis pasar a un bol.

Cocer la patata

2. Con la ayuda de un tenedor o de un picador de patatas desmigamos las patatas, se nos quedara como una masa. Le añadimos una pizca de sal y de pimienta negra y mezclamos bien.

Picar la patata

3. Ahora le añadimos el jamón en tacos pequeños, que no sean muy grandes para que al dar forma después a la patata no se nos rompa.

Añadir el jamón

4. Le ponemos también el queso rallado, podéis usar el queso que más os guste y la cantidad que queráis. Con un tenedor mezclamos bien para integrar el queso y el jamón a la patata.

Añadir el queso

5. Para continuar, ponemos en un plato un poco de harina, en otro un poco de pan rallado y en otro batimos el huevo. Cogemos un poco de masa y primero le damos forma redonda con las manos, después aplastamos un poco dándole forma de hamburguesa. Pasamos primero por la harina, después la mojamos bien por el huevo y acabamos pasándola por el pan rallado.

Empanamos

6. Ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, cuando este a buena temperatura ponemos a freír las croquetas de patata, cuando estén doradas por un lado le damos la vuelta y dejamos que se doren también por el otro lado.

Las freímos

7. Cuando estén listas por ambos lados, las retiramos sobre una hoja de papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite. Una vez listas podéis servir en un plato y acompañarlas con una salsa de queso.

Croquetas de patatas

Pasta con pechuga y bacon en salsa bechamel

En esta ocasión os traigo una nueva receta de pasta, es una receta laboriosa pero llena de sabor. No tardaremos mucho en tenerla lista aunque si es verdad que si realizamos todos los pasos de manera casera nos llevara algo de trabajo. Aun así merece la pena ya que es una manera más de preparar este alimento.

Ingredientes: para 2 personas

• 200gr de pasta
• 1 pechuga
• 2 lonchas de bacon
• salsa bechamel
• sazonador para pasta
• sazonador para pollo
• sal
• aceite
• pastilla de caldo de pollo
• queso rallado

Preparación:

1. En primer lugar ponemos a cocer la pasta en una olla con agua abundante, sal, un poco de aceite y la pastilla de caldo. Mientras se nos cuece la pasta ponemos un poco de aceite en una sartén y freímos la pechuga de pollo previamente cortada en dados. La sazonamos en la misma sartén con una pizca de condimento para pollo. Remover de vez en cuando para que se dore bien.

Freír el pollo

2. Cuando la pasta este al dente retiramos a un escurridor. Mientras en la sartén donde tenemos el pollo añadimos los tacos de bacon y dejamos cocinar junto con el pollo. Cuando ambas cosas estén doradas retiramos en un plato.

Añadir el bacon

3. En la misma sartén donde hemos dorado la carne vamos a preparar nuestra salsa bechamel. En el caso de que la compréis hecha añadirla a la sartén, si queréis hacerla vosotros mismos en el enlace os mando a la receta paso a paso. Una vez lista la salsa le añadimos el queso rallado, el que más os guste y removemos.

Salsa bechamel con el queso

4. Ahora añadimos la carne reservada y la mezclamos bien para repartirla por toda la salsa.

Integramos la carne

5. Repetimos el mismo paso con la pasta, eso si en este caso dejaremos que la pasta se integre con la salsa durante unos minutos, no dejéis de remover para que no se os pegue.

Integramos la pasta

6. Una vez que veáis que la salsa se esta espesando podéis retirar del fuego y servir.

Pasta con pollo, bacon, y salsa bechamel

Brocheta de carne, queso y bacon

Hoy os traigo una receta que aunque yo la voy a preparar en el horno también podéis cocinarla en una barbacoa. La carne picada nos puede dar mucho juego, podemos emplearla en muchas recetas y esta es una de las variantes que podemos hacer con este ingrediente. Es una receta sencilla aunque nos llevara algo de tiempo prepararla.

Ingredientes: para 2 personas

• 200gr de carne picada
• ½ cebolla
• 1 huevo
• 1 rodaja de pan de molde
• un chorro de leche
• sal
• pimienta negra
• nuez moscada
• pan rallado
• aceite
• 4 lonchas de bacon
• 4 pinchos para brochetas
• 4 tacos de queso

Preparación:

1. Para comenzar picamos la cebolla y la ponemos a pochar en una sartén con un poco de aceite y una pizca de sal. Mientras en un bol ponemos la carne picada, el huevo y un poco de pan rallado. Ponemos también en una taza el pan de molde con la leche y con un tenedor mezclamos para que absorba la leche. Cuando la cebolla este lista la añadimos al bol junto con el pan de molde. Con el tenedor mezclamos bien todos los ingredientes, si veis que la carne queda muy suelta añadir un poco más de pan rallado. Por ultimo le añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada y volvemos a mezclar.

Preparar la carne

2. Ahora vamos a cortar el queso, podéis usar el tipo de queso que más os guste, lo cortamos en cuatro rectángulos. Introducís el pincho en medio del taco de queso.

Pinchar el queso

3. Para continuar con las manos cogéis una porción de carne picada, hacéis primero una bola y después le vais dando forma plana, ponéis el queso en el centro y con las mismas manos lo vais cubriendo con la carne.

Cubrir con la carne

4. Ahora lo cubrís con una loncha de bacon y los vais colocando sobre la fuente del horno, si queréis podéis poner un poco de papel para horno. Cuando los tengáis todo metemos la bandeja en el horno ya caliente y dejamos que se cocine. Comprobar de vez en cuando y dar la vuelta si es necesario.

Cubrir con el bacon

5. Cuando veáis que la carne esta bien cocinada podéis retirar del horno y servir dos brochetas en cada plato, podemos acompañarla con unas patatas o un poco de arroz.

Brocheta

Pasta gratinada

En esta ocasión os traigo una receta de pasta que aunque nos llevara trabajo hacerla el resultado es una delicia. Cuando la vayáis hacer tener en cuenta que necesitamos tener tiempo suficiente para preparar los diferentes pasos. Es una receta que estoy segura que gustara a todo el mundo, eso sin contra con que la pasta es uno de los platos que más fácil podemos combinar con muchas cosas.

Ingredientes: para 2 personas

• 200ml de salsa bechamel
• 200ml de leche
• 1 taza de caldo de carne
• ½ cebolla
• 2 lonchas de bacon
• 2 salchichas
• 300gr de pasta
• aceite
• sal
• condimento para pasta
• queso para gratinar

Preparación:

1. Lo primero que tenemos que hacer es preparar la salsa bechamel, podéis preparar la salsa vosotros mismos, si entráis en el enlace os mostrare como hacerla, también podéis comprar la salsa ya lista.

Salsa bechamel

2. Lo mismo pasa con el caldo de carne, podéis comprar caldo preparado y usar solo una taza para la receta o podéis poner un poco de agua caliente en una taza y deshacer una pastilla de caldo en ella.

Caldo

3. Una vez listo el caldo y la salsa ponéis en una sartén la cebolla cortada muy fina con un chorro de aceite y una pizca de sal. Dejamos que se cocine a fuego lento hasta que este pochada.

Sofreír la cebolla

4. Cuando la cebolla este lista añadimos el bacon y las salchichas cortadas en tacos, mezclamos bien y dejamos unos minutos para que se cocine.

Añadir la carne

5. Ahora es el momento de añadir toda la nata, mezclar bien con todos los ingredientes.

Incorporar la nata

6. Una vez integrada la nata añadimos la pasta, la integramos bien a la nata, que quede bien cubierta.

Añadir la pasta

7. Añadimos también la salsa bechamel y la integramos bien con el resto de los ingredientes.

Añadir la bechamel

8. Para que quede caldosa y la pasta se pueda cocer añadimos el caldo de carne, mezclamos repartiendo bien el caldo por toda la sartén.

Añadir el caldo

9. La tapamos y dejamos que se cueza, no os olvidéis de remover a menudo, sino se os pegara al fondo y puede que se acabe quemando.

Dejar cocer la pasta

10. Cuando la pasta este prácticamente cocinada añadimos una pizca de condimento para comida italiana o para pasta, mezclamos bien y dejamos unos minutos más hasta que la pasta este al dente.

Poner el condimento

11. En este momento podéis servir la pasta de esta manera o si os gusta la pasta gratinada podéis poner la pasta en una fuente para horno, la cubrimos con queso en lonchas o rallado e introducimos en el horno hasta que el queso este gratinado.

Cubrir con el queso

12. Después repartimos la pasta en los dos platos y disfrutamos de esta completa receta.

Pasta gratinada

 

Pollo a la gallega

Hoy os traigo una receta que se lleva preparando muchos años en mi familia, en mi casa la preparaba mi madre, que la aprendió de la suya. Es un plato que lleva su tiempo preparar, pero merecerá la pena el esfuerzo ya que su sabor es exquisito y contundente. Además de los ingredientes que os voy a poner a continuación, también se le pueden añadir champiñones, guisantes, para aquellos que les guste.

Ingredientes: para 2 personas

• 6 jamoncitos de pollo
• 4 patatas
• ½ cebolla
• 1 zanahoria
• perejil
• ajo
• laurel
• harina
• aceite
• vino blanco
• pastilla de caldo de pollo
• sal
• colorante

Preparación:

1. Vamos a comenzar la receta poniendo una pizca de sal en los jamoncitos, a continuación los pasamos por harina, cubriendo bien por todas partes. Una vez listos ponemos una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Una vez caliente ponemos los jamoncitos y dejamos que se frían bien por todos los lados. Cuando veáis que están dorados podéis retirar y reservar sobre un papel de cocina.

Freír los jamoncitos

2. Cuando terminemos con el pollo, ponemos una sartén al fuego con abundante aceite de girasol y cuando este caliente ponemos a freír las patatas cortadas en dados. Esperamos a que se cocinen removiendo de vez en cuando para que se hagan bien. Una vez listas retiramos y reservamos junto al pollo.

Freír las patatas

3. Ahora es el momento de picar en trozos pequeños toda la verdura, ponemos un chorro de aceite de oliva en una cazuela y cuando este caliente añadimos toda la verdura junto con la hoja de laurel y una pizca de sal. Dejamos que se cocine a fuego lento para que toda la verdura se poche.

Sofreír la verdura

4. Cuando la verdura este lista, añadimos un chorro de vino blanco y la pastilla de caldo de pollo. Dejamos que se deshaga la pastilla y se evapore el alcohol.

Añadir la pastilla y el vino

5. Cuando veamos que el vino va reduciendo añadimos el pollo y las patatas y dejamos un minuto para que coja el gusto del resto de ingredientes.

Añadir el pollo y las patatas

6. Para continuar, añadimos agua únicamente para cubrir, tened en cuenta de durante la cocción el agua mermara y al llevar harina el pollo se espesara, aún así no pongáis demasiada agua sino os quedara muy aguada. En cambio si veis que os quedáis sin salsa, añadir un poco más de agua. Dejáis cocer con un poco de colorante hasta que la salsa tome el espesor deseado y después retiramos del fuego, no os olvidéis de remover.

Añadir el agua y el colorante

7. Por solo tenéis que servir los muslos acompañados de las patatas, la verdura y un poco de salsa.

Pollo a la gallega

Pencas empanadas

Hoy os traigo una receta en la que usaremos las pencas de las acelgas, de este modo podremos aprovechar todas las partes de la verdura. Es una receta sencilla, que se hace rápido, podemos acompañarlas de un poco de arroz blanco o unas patatas cocidas. Es un plato que podremos hacer para nuestros hijos, ya que al ser rellenos y estar empanadas se disimula con facilidad el sabor de la verdura, por lo que es ideal para aquellos a los que no les gusta.

Ingredientes: para 2 personas

• 8 pencas anchas
• 8 lonchas de jamón
• 4 lonchas de queso
• 1 huevo
• pan rallado
• sal
• aceite de oliva
• pastilla de caldo de verduras

Preparación:

1. Para empezar ponemos las pencas a cocer en una olla de agua con una pizca de sal y la pastilla de caldo, dejamos que se cuezan hasta que al pincharlas se haga con facilidad. Les quitamos el agua con un escurridor y dejamos que se enfríen para poder trabajar con ellas.

Quitar el exceso de agua

2. Mientras partimos las lonchas de jamón y queso por la mitad. Para rellenar las pencas ponemos sobre una de las pencas media loncha de jamón y sobre ella media de queso y otra de jamón, terminamos poniendo otra penca sobre el queso. Repetimos este paso con cada penca.

Rellenar las pencas

3. Cuando las tengáis todas, batimos el huevo en un plato hondo y ponemos en uno llano un poco de pan rallado. Pasamos cada penca por huevo por ambos lados, sujetando bien para que no se desmonte. Después las pasamos por el pan rallado, también por ambos lados, cubriendo bien cada una de ellas.

Empanar las pencas

4. Para terminar ponemos una sartén un chorro de aceite y cuando este caliente ponemos las pencas para que se doren, por ambos lados. Cuando las tengamos podéis retirar y colocar sobre un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Una vez listas todas las pencas podéis servir 4 pencas en cada plato con el acompañamiento que hayáis elegido y disfrutar de este rico plato.

Pencas empanadas

Condimentos

Hoy os traigo un post sobre los diferentes condimentos que podemos usar en nuestras recetas, hay varios que son comunes y que posiblemente todos tenemos en casa, otros en cambio son menos habituales. Los condimentos sirven para potenciar el sabor de nuestra comida, modificar su olor o dar color a nuestros platos, por eso a mi personalmente me gusta usarlos, aunque también es verdad que hay que saber usarlos correctamente o de lo contrario podemos obtener el efecto contrario.

Condimentos habituales:

Dentro de los condimentos podemos encontrar aquellos que se usan para platos salados y para platos dulces, todos tienen algo en común y es que refuerzan aquello que estamos cocinando. Usamos el condimento que usemos hay que emplear siempre la cantidad adecuado, ya que sino podemos exceder el plato.

• Pimienta: esta especia es la más empleada en nuestras recetas, prácticamente podemos usarla con cualquier tipo de alimento ya que combina prácticamente con todo. La pimienta es originaria de la India y se cultiva también en zonas tropicales de Asia. Al comprar pimienta seguro que habréis visto que hay de varios colores, eso se debe a que al recoger los frutos les dan diferentes tratamientos.
◦ Pimienta blanca: es muy suave, se recoge cuando esta madura y roja, aunque automáticamente se introduce en agua para que pierda su color.
◦ Pimienta negra: la más común, en este caso se recoge cuando aun no esta maduro, su color es amarillento, aunque se deja en sol hasta que se seca y se arruga.
◦ Pimienta verde: esta es suave y apenas tiene picor, se recoge verde, cuando a penas a comenzado a madurar y se deja secar.
Hay otros tres tipos de pimienta que no pertenecen al mismo árbol en el que crecen estas, aun así, puede que las hayamos visto o que las veamos. En muchas ocasiones cuando compramos un variado de pimientas ya creado suele venir alguna de estas.
◦ Pimienta rosa o roja: en este caso las bayas se recogen casi maduras, tienen un sabor a frutado y fresco muy semejante a la guindilla. Es originaria de Perú aunque se cultiva mucho en Brasil.
◦ Pimienta de Jamaica: el sabor de estas bayas es similar al del clavo, la nuez moscada o la canela. Se recoge poco maduras y se dejan secar hasta que adquieren un color amorronado.
◦ Pimienta de Sichuán: este tipo crece en un árbol de la familia de los cítricos, por lo que el sabor es muy similar a los frutos de estos tipos de arboles.

Pimienta negra

• Nuez moscada: es una especia muy usada, ya que con muy poca cantidad cambia por completo el plato que estamos preparando, le da fuerza a cualquier receta. Es una especia que hay que usar con cuidado, ya que en dosis muy altas puede ser toxica.

Nuez moscada

• Pimentón: en el caso de este condimento esta muy introducido en nuestra gastronomía, muchos platos como las patatas a la riojana o el pulpo a la gallega no serian lo mismo sin esta especia. Este condimento se obtiene del secado y después molido de pimientos rojos. Lo podemos encontrar dulce o picante, ambos tienen el sabor característico del pimentón aunque tiene un gusto picante y el otro no.

Pimentón dulce

• Cayena: es una especia picante que se obtiene de la planta del chile, la podemos encontrar entera o molida. Hay que tener en cuenta de lo que nos guste el picante ya que son fuertes. En el caso de que usemos la entera es recomendable retirarla una vez acabemos la receta, para no acabar mordiéndola mientras comemos.

Cayena

• Perejil: es uno de los condimentos aromáticos más usados en la cocina. Crece en cualquier huerto urbano y podemos usarla en la propia cocción o como posterior decoración de un plato.

Perejil

• Orégano: otro de los ejemplos de condimentos aromáticos, muy usada para recetas de comida italiana, como las pizzas por ejemplo. Necesita mucho sol para su crecimiento. Se puede usar tanto fresca como seca, aunque en el caso de esta ultima su olor y sabor será mayor.

Orégano

• Laurel: otro condimento aromático que crece con facilidad en huertos urbanos y que usamos con mucha frecuencia para guisos. Le otorga a este tipo de platos un aroma diferente.

Laurel

• Albahaca: este condimento aromático es originario de países tropicales. Muy usada para ensaladas, aunque principalmente su uso se une a las salsas para pastas donde se emplea frecuentemente.

Albahaca

• Romero: este condimento aromático lo podemos encontrar en el clima mediterráneo. Su uso es muy habitual en guisos o asados, ya sean de carne, pescado o verduras. También se suele emplear para personalizar aceites o vinagres.

Romero

• Ajo en polvo: este condimento se obtiene del secado y después molido del ajo pelado. Originario de asía se usa mucho en la cocina, aunque para aquellos que el sabor del ajo fresco les resulta muy fuerte es una buena opción para condimentar el plato sin excedernos en el sabor.

Ajo en polvo

• Colorante: en este caso, lo que nos ofrece este condimento no es modificar su sabor, sino el color del plato, podemos encontrar colorante de muchos colores y tipos, desde el que tenemos todos en la despensa para las paellas, de color anaranjado que dejara al arroz un color amarillo. Hasta los colorantes empleados principalmente para la repostería donde combinando colores primarios podremos crear pasteles y cremas de infinidad de colores.
• Azafrán: en este caso el condimento no solo nos otorga color sino sabor, el azafrán tiene un sabor amargo y un aroma fuerte, por lo que hay que tener cuidado con las cantidades. Además su tono anaranjado le otorgara un color amarillento a nuestros platos. Usado mucho en paellas, carnes o mariscos.

Colorante con azafrán

• Canela: la forma más usada de este condimento es molida para muchas recetas dulces, postres, pasteles. También se usa en rama para, por ejemplo, in fusionar leche para hacer natillas. En muchos países también se emplea para hacer té.

Canela

• Vainilla: la vainilla de origen mexicano podemos emplearla en rama, extrayendo con la punta de un cuchillo el interior de la vaina o en extracto, un preparado liquido de vainilla sencillo para incorporar a nuestras recetas dulces de manera rápida.

Mezclas de condimentos:

En muchas ocasiones o para ciertos alimentos lo mejor es una mezcla de varios condimentos que mezclados en las cantidades adecuadas darán un toque diferente y especial que harán de nuestros platos algo único. Aquí os traigo los tres más habituales, sin los que yo no cocino, en el caso de la pasta, de la carne de pollo, sobre todo si se trata de pechuga y en el caso de la carne sobre todo para fajitas, o platos a los que le queramos dar un toque mejicano.

• Especiales para pasta: en el caso de la pasta los sazonadores que podéis encontrar son muy variados, en mi caso ahora mismo uso uno a base de pimentón, albahaca, tomate, orégano, jengibre, ajo y guindilla. Le da un sabor muy potente y a la vez te deja un leve gusto picante, la combinacional para mi gusto es ideal para platos de pasta.

Sazonador de espaguetis

• Especiales para pollo: yo soy de las que opina que la pechuga de pollo es un tanto seca, pero desde que descubrí este sazonador me apasiona cocinar con pechuga. La mezcla esta compuesta por, pimentón dulce, cebolla, pimienta negra, cilantro, jengibre, plantas aromáticas y nuez moscada. Como veis alguna de las especias son las mismas que la que os he mostrado para la pasta, por lo que se pueden combinar un poco de ambas en una receta donde juntemos pollo con pasta, el sabor de ambas es muy bueno.

Sazonador de pollo

• Especiales para carne: en este caso yo este sazonador lo uso sobre todo cuando hago platos mejicanos, como burritos o fajitas. Esta mezcla esta compuesta por pimentón dulce, cilantro, comino, orégano, perejil, guindilla. Este sazonador le dará a nuestro plato un sabor potente y diferente.

Sazonador México

Estos son alguno de los condimentos que podemos usar para cocinar, además de estos podemos encontrar muchísimos más. Recordar que utilicéis la especia de que uséis siempre tener en cuenta de lo que queréis destacar con ella y usar la cantidad adecuada para ese fin.