Carne guisada

Este plato es ideal para días de frío en los que necesitemos disfrutar de una rica comida caliente y que además nos aporte la energía suficiente para continuar con el día. Es una receta muy sencilla de hacer y que no nos mantendrá pegados en la cocina, es más podemos dejar que la olla trabaje mientras nosotros nos dedicamos hacer otras cosas, únicamente tenemos que acudir de vez en cuando para comprobar que no se nos queda sin caldo.

Ingredientes: 2 personas

  • ½ cebolla

  • 1 zanahoria

  • ½ kilo de carne para guisar

  • 2 patatas medianas

  • sal

  • pimienta negra

  • aceite de oliva

  • pastilla de caldo de carne

Preparación:

  1. Para comenzar poner una olla pequeña con agua y la pastilla de caldo, dejamos que la pastilla se disuelva hasta que el agua empiece a hervir y reservamos. Mientras picamos la cebolla y la zanahoria y la pochamos en una cazuela con un chorro de aceite y una pizca de sal.

    Sofrito

  2. Una vez que tengamos la verdura blanda y trasparente en el caso de la cebolla añadimos la carne en tacos, con una pizca de sal y de pimienta negra. Dejamos que se dore la carne mientras damos vueltas para que no se nos pegue.

    Dorar la carne

  3. En el momento que veamos que la carne ya tiene un color dorado por fuera añadimos las patatas cortadas en dados grandes y le damos un par de vueltas para que se mezcle con los jugos de la cazuela.

    Añadir las patatas

  4. Por ultimo añadimos el caldo hasta cubrir los ingredientes y dejamos que se haga la carne y las patatas. Cuando veamos que la patatas se pinchan bien y que la carne se corta con facilidad podemos retirar la cazuela.

    Añadir el caldo

  5. En un plato llano ponemos una porción de carne con patatas y verduras, con un cazo ponemos un poco del caldo que haya quedado en la cazuela y ya podemos servir.

    Carne guisada

 

Risotto de gambas

Hoy vamos a preparar un risotto de gambas, una forma diferente de preparar el arroz es una receta que no necesita mucha preparación, pero que si nos tendrá muy pendientes para que salga bien.

Ingredientes:

  • 100gr de arroz
  • 50gr de gambas peladas
  • 2 pastillas de caldo de pescado
  • ½ litro de agua
  • ½ cebolla
  • 20gr de mantequilla
  • 20gr de queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

  1. En primer lugar, ponemos el agua y las pastillas de caldo en una olla y dejamos que hierva para que el agua adquiera el sabor de las pastillas. Una vez desechas las pastillas retiramos y reservamos.

    Preparar caldo

  2. Pelamos y picamos la cebolla en trozos pequeños y con un chorrito de aceite sofreímos la cebolla con una pizca de sal.

    Sofreír la cebolla

  3. Cuando la cebolla este trasparente, añadimos las gambas y dejamos que se cocinen, que junto a la cebolla se cocinen.

    Sofreír las gambas

  4. Cuando las gambas tengan color añadimos el arroz y sofreímos un poco para que se impregne de los sabores de la olla.

    Añadir el arroz

  5. Una vez que nos quedemos sin jugos, añadimos el caldo que tenemos reservado y dejamos que el arroz se cocine, removemos de vez en cuando, pero sin pasarnos para que no se nos quede demasiado pastoso.

    Añadimos el caldo

  6. Cuando el arroz este en su punto, le añadimos la mantequilla y con la cuchara removemos para que se mezcle al arroz mientras se derrite.

    Incorporar la mantequilla

  7. Una vez fundida la mantequilla añadimos el queso y repetimos el paso anterior mezclando bien el queso mientras se derrite.

    Añadir el queso rallado

  8. Cuando tengamos el arroz listo servimos, podemos añadirle un poco de queso parmesano rallado encima.

    Risotto de gambas

Patatas gratinadas

En esta ocasión os traigo un acompañamiento con patatas para variar de las formas clásicas. Es una receta muy sencilla y que se hace con rapidez con la que podréis preparar una suculenta receta con la que acompañar un buen filete.

Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 1 cebolla
  • 4 lonchas de bacon
  • Queso rallado
  • Sal

Preparación:

  1. Para empezar, vamos a pelar las patatas y a cortarlas en tiras, las freímos en abundante aceite caliente, sin dejar que se cocinen del todo, cuando veáis que se están quedando blandas las retiráis y las colocáis en una fuente para el horno, ponerles un poco de sal.

    Patatas fritas

  2. Después pelamos y picamos la cebolla en tiras, en una sarten sofreímos la cebolla hasta que quede blanda y trasparente. Añadimos el bacon en tiras y los sofreímos un poco. Luego lo añadimos sobre las patatas de la fuente.

    Cebolla y bacon

  3. Ahora la cubrimos con queso rallado, tanto como gustéis, no hay una cantidad exacta, al gusto de cada uno, lo ponemos en el horno y dejamos que el queso se gratine.

    Queso rallado

  4. Una vez listo, cuando el queso este gratinado y crujiente retiramos la fuente del horno y servimos en los platos.

    Patatas gratinadas

Bolitas de pollo

Hoy vamos a preparar unas bolitas de pollo, con las que podréis empezar una rica cena en compañía, uno de los muchos entrantes que podemos preparar para salir de lo habitual y sorprender a nuestros invitados, incluso para una cena solo para nosotros.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Aceite

Preparación:

  1. Vamos a empezar poniendo la pechuga en trozos en una picadora y dejamos el pollo como si fuera carne picada y la ponemos en un bol.

    Picar el pollo

  2. Le añadimos un huevo, una pizca de sal, de pimienta negra y un poco de pan rallado y con la ayuda de un tenedor mezclamos bien todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y que no esté pegajosa.

    Mezclar los ingredientes

  3. Una vez tengamos la masa lista con las manos vamos dando forma de bola, que no sean muy grandes.

    Masa de las bolitas

  4. Una vez listas las bolitas las pasamos primero por harina, cubriendo bien todos los lados.

    Rebozar las bolitas

  5. Una vez pasadas por la harina batimos el otro huevo en un plato y pasamos cada bolita por el huevo.

    Pasarlas por huevo

  6. Por ultimo las pasamos por un poco de pan rallado, estos tres pasos harán que las bolas no se agrieten a la hora de freírlas.

    Empanar las bolitas

  7. Ahora vamos a poner una sarten con abundante aceite a calentar, cuando este bien caliente ponemos las bolitas y dejamos que se frían bien por todos lados hasta que estén doradas.

    Freímos las bolitas

  8. Una vez listas las servimos en un plato y disfrutamos de este plato sencillo y rápido.

    Bolitas de pollo

Calabacín relleno

En esta ocasión vamos a preparar unos calabacines rellenos con bechamel, es una receta sencilla, aunque nos llevara un poco de trabajo, eso sí será recompensado cuando saboreéis esta receta.

Ingredientes:

  • 1 calabacín mediano o ½ grande
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • ½ cebolla
  • 1 pimiento de piquillo
  • 200gr de carne picada
  • 20gr de mantequilla
  • 20gr de harina
  • 200ml de leche
  • Nuez moscada
  • Queso rallado

Preparación:

  1. Para comenzar vamos a partir en dos el calabacín, le ponemos un poco de aceite y una pizca de sal y lo ponemos en el horno. Esperamos a que la carne del calabacín este casi cocinada, cuando veamos que se pincha con facilidad lo retiramos y dejamos que se enfrié. Después con la ayuda de una cuchara vaciamos las dos mitades y reservamos el relleno, como quedara algo de carne en la piel, ponerle una pizca de sal y de pimienta y reserváis.

    Calabacín

  2. Para continuar picamos la cebolla y el pimiento y lo ponemos a sofreír en una sarten con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal. Removemos de vez en cuando para que no se nos queme y esperamos a que ambas cosas estén blandas y la cebolla trasparente.

    Cebolla y pimiento

  3. Una vez lista la verdura añadimos la carne del calabacín y la carne picada y dejamos que se cocine bien todo, removiendo de vez en cuando. Una vez listo reservar el relleno.

    Calabacín y carne picada

  4. Ahora vamos a ponernos con la bechamel, ponemos en una sarten la mantequilla y dejamos que se funda. Una vez derretida toda la mantequilla añadimos toda la harina y removemos bien integrándola y dejando que se cocine bien.

    Comenzar la bechamel

  5. Una vez listo vamos integrando la leche poco a poco, una vez añadida toda la leche le ponemos una pizca de sal, de pimienta negra y de nuez moscada y seguimos removiendo para que la salsa se cocine.

    Seguir con la bechamel

  6. Cuando tengamos la bechamel lista le añadimos el relleno que teníamos reservado y removemos para mezclar todos los ingredientes bien.

    Relleno del calabacín

  7. Ahora con la ayuda de una cuchara rellenamos la piel del calabacín, le ponéis un poco de queso rallado encima para que se gratine, lo del queso puede ser opcional y volvéis a introducirlos en el horno.

    Rellenar el calabacín

  8. Cuando el queso este gratinado o derretido, depende de vuestro gusto, podéis retirar y servir.

    Calabacín relleno

Crema de calabacín

Hoy os traigo una ligera crema de calabacín, con la que disfrutaréis de una comida caliente y sana que no os llevara nada de tiempo preparar y que seguro que queréis repetir a menudo.

Ingredientes:

  • 1 calabacín
  • ½ cebolla
  • 4 patatas medianas
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta negra
  • 4 quesitos (opcional)

Preparación:

  1. En primer lugar, vamos a empezar poniendo una olla de agua. La mitad de la olla, con la pastilla del caldo de verduras al fuego y esperamos a que se ponga a hervir.

    Preparar el caldo

  2. Mientras tanto pelamos el calabacín y lo partimos en rodajas, hacemos lo mismo con las patatas y la cebolla y las partimos también esta vez en tacos.

    Preparar la verdura

  3. Cuando el agua este hirviendo ponemos el calabacín, las patatas y la cebolla, la pizca de sal y de pimienta y dejamos que se cocinen hasta que estén blandos.

    Cocer la verdura

  4. En ese momento, lo pasamos por la batidora, si vas a ponerle los quesitos añadirlos antes de batir la mezcla hasta que obtengamos la crema, si os queda muy liquida podéis añadir más patatas, las podéis cocer un poco en un cazo y añadir después. En el caso de que os quedara muy espesa añadir un poco de agua e ir integrándola poco a poco para que no os paséis.

    Preparar la crema

  5. Una vez lista la crema probarla para comprobar que este bien de sal y podéis servir.

    Crema de calabacín

Puré de patatas

Las patatas son un acompañamiento perfecto para muchísimas comidas, da igual como las cocinemos, porque en cualquiera de sus variantes son ideales para acompañar carne, pescado… En esta ocasión os voy a mostrar cómo hacer un puré de patatas casero, de una manera rápida y con la que podáis variar en la forma de preparar las patatas para acompañar a otro plato.
Antes de empezar con la receta os voy a dar algunos consejos para que el puré os quede cremoso, suave y sin grumos, en primer lugar, hay que intentar que las patatas sean del mismo tamaño posible para que el tiempo de cocción sea similar, sino unas se nos cocerían demasiado, mientras que las otras se podrían quedar crudas.
Otro dato a tener en cuenta sobre las patatas es el tipo de patatas que vamos a usar, deberán tener cantidad de fécula, como serian la Monalisa, la Baraka o Kennebec, todas estas son variantes de patata del tipo harinosas, ideales para cocer.
También hay que tener en cuenta que las patatas debemos trabajarlas en todo momento en caliente. Que la mantequilla debe de estar a temperatura ambiente, de ese modo al mezclarla con las patatas se fundirá más rápidamente. Y, por último, la leche ha de estar caliente cuando la mezclemos con las patatas.

Ingredientes: para 2 personas

  • 1 kilo de patatas
  • 60 gr de mantequilla
  • 100 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada

Preparación:

  1. Vamos a comenzar poniendo una olla con las patatas, una pizca de sal y agua suficiente para cubrirlas, que este fría, de este modo podréis calcular mejor el tiempo de cocción, aproximadamente tendremos que dejarlas cocer durante unos 30 minutos, aunque el tiempo dependerá del tamaño de las patatas que hayáis seleccionado.

    Cocer las patatas

  2. Una vez que las patatas se pinchen sin ofrecer resistencia, pero sin llegar a deshacerse, en ese momento las escurriremos y en caliente, con cuidado de no quemaros, vamos pelándolas.

    Pelar las patatas

  3. Una vez peladas todas las patatas, con la ayuda de un triturador de patatas, un pasapuré o con un tenedor las deshacemos, sin trabajarlas en exceso.

    Triturar las patatas

  4. Cuando todas estén bien deshechas añadimos la mantequilla y con la ayuda del tenedor la vamos incorporando, integrando completamente toda la mantequilla junto con las patatas.

    Integrar las mantequilla

  5. Ahora calentamos un poco la leche, una vez caliente la añadimos también y volvemos a mezclar con la ayuda del tenedor.

    Integrar la leche

  6. Ahora es el momento de probar como esta nuestro puré de sal, en caso de que sea necesario añadir más, hasta conseguir el punto de sal deseado, también le añadimos un poco de pimienta negra molida y de nuez moscada. Volvemos a remover con el tenedor para integrar bien todos los condimentos.

    Añadir condimentos

  7. Una vez listo el puré podéis servir, ya sea como plato único o como acompañamiento.

    Puré de patatas

Napolitanas de chocolate

Las napolitanas son perfectas para acompañar un desayuno, merendar o incluso como postre, además haciéndolas nosotros mismos podemos decidir el tamaño que queremos darle, por lo que pueden ser napolitanas grandes o mini napolitanas. Además, el relleno puede ser al gusto, yo las voy a preparar con crema de cacao, pero podéis ponerle crema, nata o lo que más os guste.

Ingredientes:

  • Hojaldre
  • Crema de cacao
  • Huevo
  • Fideos de chocolate
  • Mermelada de melocotón (opcional)

En esta ocasión no os especifico las cantidades de los ingredientes ya que dependerá de la cantidad de napolitanas que queráis hacer y del tamaño de las mismas para determinar la cantidad de cada ingrediente.

Preparación:

  1. Para empezar, colocamos la placa de hojaldre sobre la mesa de trabajo y con la ayuda de un cuchillo cortamos rectángulos del tamaño del que queramos hacer nuestras napolitanas, cuanto más grandes más placas necesitaremos. Encender el horno para que se precaliente.

    Extender el hojaldre

    Cortar rectangulos

  2. Cuando tengamos todos los rectángulos con una cuchara ponemos crema de cacao en el centro de la napolitana. Tener en cuenta que después hay que cerrarla así que no le pongáis más de la cuenta.

    Poner crema de cacao

  3. En este paso vamos a cerrar los bordes colocando un lado sobre el otro. Con el huevo batido vamos a pintar el cierre para sellarlo y que no se abra al hornear las napolitanas. Tanto el trasero como los bordes que habremos presionado un poco con el dedo.

    Cerrar la napolitana

    Sellar con huevo batido

  4. Para continuar si queréis podéis poner un poco de mermelada sobre la napolitana que le dejara más jugosa y además eso pegará las virutas de chocolate sobre ellas, en caso de que no os guste la mermelada podéis ponerle un poco de huevo batido que también mantendrá las virutas pegadas. Este paso es opcional, si no queréis decorarlas tampoco es necesario, quedaran igual de ricas.
  5. Dejamos que se hornee durante unos 15 minutos, esperamos a que el hojaldre este dorado, tener en cuenta que el tiempo es orientativo, dependerá de vuestro horno. Cuando estén doradas las sacamos y las colocamos sobre una rejilla para que se enfríen y no se humedezcan. Una vez frías podemos disfrutar de las napolitanas de chocolate.

    Napolitanas de chcolate

Ensaladilla rusa

En esta ocasión os traigo una receta ideal para el verano que todos hemos comido en muchas ocasiones. La ensaladilla rusa es un plato ideal para días calurosos, ya que se sirve fría y eso nos proporciona frescor en esos días veraniegos en los que no se nos pasa por la cabeza comer algo caliente. Como en otras ocasiones yo he añadido ciertos ingredientes, como maíz o soja, pero podéis añadir otros, yo le suelo poner también espárragos y pimientos de piquillo, pero en esta ocasión no tenia y no lleva, pero podéis ponerle si tenéis.

Ingredientes: para 2 personas

  • 3 patatas medianas
  • 2 huevos
  • Maíz
  • Soja
  • Zanahoria
  • Atún
  • Aceitunas
  • Jamón york
  • Sal
  • Mayonesa

Preparación:

  1. Para empezar con la receta vamos a poner una olla con abundante agua a cocer con una pizca de sal, cuando comience a hervir ponemos las patatas peladas y dejamos durante unos 5 minutos. En el caso de que la zanahoria vaya a ser cruda tenéis que añadirla a la olla pasado ese tiempo, igual que los huevos. Una vez tengamos todos los elementos cocidos, comprobamos que las patatas se pinchan con facilidad, retiramos del fuego, escurrimos y dejamos que se enfríen.

    Cocer las patatas y el huevo

  2. Una vez fríos los elementos, empezamos pelando las patatas, una vez peladas todas con la ayuda de un cuchillo vamos picando en trozos más bien pequeños y vamos dejando en un bol o fuente.

    Picar las patatas

  3. Después pelamos uno de los huevos y lo picamos también, le ponemos la zanahoria en trozos pequeños y añadimos el resto de ingredientes, en el caso de las aceitunas dejar alguna para la decoración, el jamón lo cortaremos en tacos pequeños y el atún lo incorporaremos con el jugo, al resto le quitaremos el jugo antes de añadirlo.

    Añadimos los ingredientes

  4. Ahora es el momento de añadirle una pizca de sal, al gusto y la mayonesa, con la ayuda de una cuchara removemos bien integrando la mayonesa perfectamente y haciendo que todos los ingredientes se repartan bien.

    Incluir la mayonesa

  5. Para terminar, pelamos el otro huevo y lo partimos en 4 rodajas, colocamos un trozo de huevo entre 2 aceitunas rodeando la ensaladilla. Si tenéis para poner espárragos y pimiento del piquillo además de incluirlos en la ensaladilla guardar para añadir a la decoración.

    Terminar la ensaladilla

  6. Después la dejamos en el frigorífico durante al menos 1 hora, cuanto más tiempo mejor, más fresca nos la comeremos. una vez lista podéis servir en los platos.

    Ensaladilla rusa

 

Utensilios de repostería

En esta ocasión vamos a tratar sobre alguno de los utensilios que podemos usar para nuestras recetas de repostería, muchos de ellos los podemos usar también para otras recetas ya que muchos platos pueden quedar mejor usando esos utensilios, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en la repostería.

Vamos a empezar por el fondant, en el último post hablamos sobre este elemento decorativo para tartas, pasteles, crear muñecos… y hoy vamos a ver una serie de utensilios con los que podremos moldear, cortar, decorar o trabajar el fondant.

En primer lugar, os voy hablar de los niveladores, para trabajar el fondant es muy importante el grosor que le demos a la pasta de azúcar, por ello tenemos dos modos de conseguir el grosor adecuado. Para ello tenemos el rodillo con anillos, en este caso es un rodillo que finaliza en dos anillos que le dará al rodillo la altura adecuada para que el fondant no quede más bajo de lo que necesitamos. Después tenemos un nivelador, este utensilio puede servir para 2 cosas, en primer lugar, con la barra central podremos nivelar el grosor elevándola tanto como sea necesario. Su segunda utilidad sería la de cortar los bizcochos en capas, de este modo el corte será limpio y resultara más fácil rellenar el pastel.

Niveladores

Otro utensilio para el fondant son los rodillos con grabados con los que podremos dejar marcado un grabado en la pasta de azúcar. Aunque no solo hay rodillos, también tenemos sellos con grabados, con ellos podemos cotar círculos, crear dibujos o formas en el fondant que usaremos para decorar nuestras tartas o pasteles.

Rodillo con grabado

Sellos

También podemos dar forma a los bordes del fondant, para ello tenemos cortadores con diferentes formas, de este modo todo el borde quedara de aquella forma que hayamos usado. Otra forma de decoración, son las placas, estos utensilios tienen diferente forma a cada lado y si lo pasamos suavemente por el fondant dejaremos esas formas grabadas.

Cortadores

Placas

Ahora vamos hablar del alisador, este utensilio nos sirve para alisar la pasta de azúcar una vez colocada en la tarta o el pastel, de ese modo nos quedara sin burbujas ni deformidades. Y después tenemos la pala, este utensilio nos sirve para despegar el fondant de la mesa de trabajo para poder manejarlo con más facilidad.

Alisador

Pala

Para acabar con el fondant tenemos los utensilios de creación de muñecos, cada uno es diferente, muchos tienen incluso dos terminaciones diferentes, unos nos servirán para cortar, para dar diferentes formas, como para crear el hueco de los ojos, las bocas… en otra ocasión ahondaremos más en estos utensilios y veremos algún ejemplo de creación de muñecos para poder explicar cada utensilio con detenimiento.

Utensilios para crear figuras

Otro utensilio que podemos usar para el fondant o para otras recetas de repostería como las galletas son los corta pastas, los podemos encontrar de muchos tamaños y formas diferentes, con ellos podremos cortar, pasta de azúcar, masa o incluso pasta con la forma que más nos guste o nos apetezca.

Corta pastas

Ahora vamos hablar de las tartas, para empezar, os hablo de las bases, con ellas podemos decorar las tartas con mayor facilidad, en este caso la que os muestro es giratoria, cosa que nos facilita aún más el trabajo, ya que podremos ir dando la vuelta al pastel sin movernos nosotros.

Base

Estos son unas cucharadas medidoras, cada una tiene una medida diferente y con ellas podremos saber la cantidad exacta de ingredientes que estamos añadiendo a las recetas, esta es uno de esos utensilios que podemos usar tanto en la repostería como en la cocina diaria.

Cucharas medidoras

Este utensilio es un separador de huevos, para usarlo tenemos que romper el huevo en el centro de la cuchara colocada anteriormente en un vaso, de este modo la clara caerá por las rendijas al vaso y la yema en cambio se nos mantendrá en el centro de la cuchara para que podamos usar cada elemento por separado. Nos resultara muy útil en recetas en las que necesitemos poner las claras en punto de nieve o que solo necesitemos uno de los elementos del huevo.

Separador de huevo

Ahora os muestro el tamizador, este utensilio nos ayuda a tamizar la harina, aunque no solo eso, también el pan rallado, el azúcar… con el tamizador podemos eliminar los grumos de estos ingredientes para que esos elementos se incorporen a las recetas sin impurezas.

Tamizador

Ahora os voy a mostrar dos espátulas de diferentes tamaños y formas, con ellas podremos cubrir nuestras tartas con chocolate fundido, ganache, crema, nata… nos resultara más fácil cubrir el pastel sin dejar ningún hueco y con el grosor correcto en cada lado.

En este momento que os hablo de chocolat

Espatulas

e os muestro los termómetros, el que tiene una sujeción negra en la parte superior sirve para saber la temperatura exacta en la que está el azúcar, nos sirve para hacer caramelo, por ejemplo, también lo podemos usar para el chocolate. En el caso del otro termómetro es ideal para líquidos, como agua, leche, caldos, de este modo sabremos cual es el momento exacto en el que añadiremos algún ingrediente o en que retiraremos el líquido del fuego.

Termómetros de cocina

Ahora vamos hablar de los utensilios para caramelizar, para ello tenemos los quemadores, los tenemos eléctricos, estos generalmente tienen forma redonda, tendremos que esperar a que este caliente y solo con colocarlo sobre la superficie a caramelizar bastara para que esa superficie se queme, hay que tener cuidado para no tenerlo en contacto más tiempo del necesario. También tenemos los sopletes, estos van cargados con gas como los mecheros, al presionar nos saldrá una llama con la que quemaremos el azúcar con el que crearemos una capa crujiente. Hay que tener mucho cuidado al usarlo ya que podemos quemarnos. Ambos quemadores podemos usarlos también en otros platos, no solo en la repostería.

Quemador

Soplete

Para terminar, tenemos los moldes, existen muchos tipos, de muchísimas formas diferentes, en este caso os muestro moldes individuales de silicona, que nos pueden servir para hacer magdalenas, flanes… y al ser de silicona podremos desmoldarlo con facilidad. Pero también tenemos moldes rígidos, desmoldadles, que nos darán facilidad para desmoldar una tarta al poder separar los laterales de la base del molde. En el caso de los moldes a no ser que sea una tarta que necesite frío para cuajarse, que usaremos un molde de apertura, para el resto de bizcochos, pasteles, bollos… yo os recomiendo los moldes de silicona, ya que la masa no se queda pegada al molde y podemos sacarlo de una manera más sencilla.

Moldes