Pollo a la gallega

Hoy os traigo una receta que se lleva preparando muchos años en mi familia, en mi casa la preparaba mi madre, que la aprendió de la suya. Es un plato que lleva su tiempo preparar, pero merecerá la pena el esfuerzo ya que su sabor es exquisito y contundente. Además de los ingredientes que os voy a poner a continuación, también se le pueden añadir champiñones, guisantes, para aquellos que les guste.

Ingredientes: para 2 personas

• 6 jamoncitos de pollo
• 4 patatas
• ½ cebolla
• 1 zanahoria
• perejil
• ajo
• laurel
• harina
• aceite
• vino blanco
• pastilla de caldo de pollo
• sal
• colorante

Preparación:

1. Vamos a comenzar la receta poniendo una pizca de sal en los jamoncitos, a continuación los pasamos por harina, cubriendo bien por todas partes. Una vez listos ponemos una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Una vez caliente ponemos los jamoncitos y dejamos que se frían bien por todos los lados. Cuando veáis que están dorados podéis retirar y reservar sobre un papel de cocina.

Freír los jamoncitos

2. Cuando terminemos con el pollo, ponemos una sartén al fuego con abundante aceite de girasol y cuando este caliente ponemos a freír las patatas cortadas en dados. Esperamos a que se cocinen removiendo de vez en cuando para que se hagan bien. Una vez listas retiramos y reservamos junto al pollo.

Freír las patatas

3. Ahora es el momento de picar en trozos pequeños toda la verdura, ponemos un chorro de aceite de oliva en una cazuela y cuando este caliente añadimos toda la verdura junto con la hoja de laurel y una pizca de sal. Dejamos que se cocine a fuego lento para que toda la verdura se poche.

Sofreír la verdura

4. Cuando la verdura este lista, añadimos un chorro de vino blanco y la pastilla de caldo de pollo. Dejamos que se deshaga la pastilla y se evapore el alcohol.

Añadir la pastilla y el vino

5. Cuando veamos que el vino va reduciendo añadimos el pollo y las patatas y dejamos un minuto para que coja el gusto del resto de ingredientes.

Añadir el pollo y las patatas

6. Para continuar, añadimos agua únicamente para cubrir, tened en cuenta de durante la cocción el agua mermara y al llevar harina el pollo se espesara, aún así no pongáis demasiada agua sino os quedara muy aguada. En cambio si veis que os quedáis sin salsa, añadir un poco más de agua. Dejáis cocer con un poco de colorante hasta que la salsa tome el espesor deseado y después retiramos del fuego, no os olvidéis de remover.

Añadir el agua y el colorante

7. Por solo tenéis que servir los muslos acompañados de las patatas, la verdura y un poco de salsa.

Pollo a la gallega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*