Fondant

La pasta de azúcar o fondant es una pasta maleable con la que podemos usar para decorar galletas,  o cubrir y decorar tartas, incluso podemos utilizarla para crear muñecos o figuras con ella. Se parece mucho a la plastilina de los niños y la forma de trabajarla es básicamente la misma, podemos estirarla, amasarla, cortarla, darle diferentes formas… además con la ayuda de colorantes alimentarios o incluso con trozos de fondant de diferentes colores podemos crear un sinfín de colores para nuestras creaciones.

Fondant

Lo más fácil, cómodo y económico es comprar el fondant en algún supermercado o en tiendas especializadas, aunque si os animáis podéis hacerlo en casa, eso si, hay que tener en cuenta que los ingredientes no se suelen tener en casa y que nos llevara un tiempo prepararlo que de la otra manera nos ahorramos. Aun así, al final de este post os dejare la receta para preparar vuestra propia pasta de azúcar por si alguien se anima a probar hacerla.

¿Cómo trabajar el fondant?

Antes de empezar a trabajar con la pasta de azúcar tenemos que tener en cuenta que es una masa muy moldeable, por lo que se marca y pega con facilidad, por ello siempre la trabajaremos sobre una superficie antiadherente y con un rodillo del mismo material para que no se nos estropee ni acabe con imperfecciones. Otros utensilios que nos serán de utilidad son los anillos de altura para el rodillo o la varilla niveladora con los que podremos controlar el nivel y grosor de nuestro fondant. Cuidado a la hora de adquirir los anillos, debemos de tener en cuenta que van colocados en los extremos del rodillo, por lo que deberán tener el diámetro adecuado para nuestro rodillo.

Lo siguiente es saber que colores vamos a necesitar, para comprar directamente fondant de esos colores o crear él que necesitamos a partir de pasta blanca y colorantes alimenticios, aquí os dejo una tabla con las gotas de cada color primario que necesitaréis para crear los diferentes colores. Tener en cuenta que cuando uséis los colorantes lo mejores usar guantes para preparar la pasta, si lo hacemos sin ellos acabaremos con las manos llenas de colorante que después nos costara quitar, dejaros los guantes hasta que el fondant haya absorbido el colorante a la perfección.

Colorantes

Una vez tengamos el fondant estirado con el grosor y tamaño deseado podemos colocarlo sobre el postre que deseemos colocar, en el caso de que se quiera cubrir una tarta completa hay que tener en cuenta que la tarta a de estar previamente cubierta con chocolate, ganache o alguna crema similar para que la pasta de azúcar se nos quede bien pegada al pastel. Si en cambio lo que queremos es únicamente colocar una decoración, ya sea en una tarta, galleta… podemos usar este mismo sistema o también podéis utilizar pegamento alimentario para pegar  decoración. Del mismo modo que hemos hablado antes del fondant, el pegamento también se puede adquirir listo o con un par de ingredientes podréis hacerlo vosotros mismos, también os voy a dejar la receta por si os apetece probar.

Datos a tener en cuenta

En este apartado os voy a dar algunas pautas para que la pasta de azúcar os dure sin que se eche a perder. El fondant puede ser muy duradero si se tienen en cuenta ciertas indicaciones.

En primer lugar deciros que la pasta de azúcar se puede congelar, cosa que hará que os dure, la podéis cubrir con film trasparente o en un recipiente hermético o una bolsa con cierre para que se conserve mejor. En este caso solo tenéis que tener en cuenta que se ha de sacar con tiempo suficiente para que se descongele completamente antes de comenzar a trabajar el fondant.

En el caso de que no os haya sobrado mucho podéis mantenerlo fuera del aire libre, eso si teniendo en cuenta la fecha de caducidad que nos marque el propio envase y siguiendo unas pautas. Deberá estar cubierto con film trasparente, pero para que aun así no se nos seque lo introduciremos en una bolsa con cierre y en un recipiente hermético para que se mantenga en mejor calidad.

Si vemos que la pasta se nos ha endurecido podemos meterlo unos segundos en el microondas, tener en cuenta que el exceso de calor puede quemar el fondant y ya no nos servirá para nada, tenerlo como mucho entre 5 y 8 segundos y amasarlo rápidamente para que vuelva a adquirir la elasticidad y poder volver a trabajar con él de forma eficaz.

Otra manera de recuperar un trozo de fondant que se nos haya quedado seco es con unas gotas de pegamento comestible o con manteca vegetal, esto le devolverá la elasticidad e hidratara la pasta para que podamos volver a usarla.

Si al estar trabajando el fondant notáis que se hablando demasiado, que se os queda pegado con mucha facilidad podéis añadirle un poco de azúcar glass. Del mismo modo a la hora de estirarla o amasar también podéis espolvorear un poco de azúcar glass sobre la mesa de trabajo o el rodillo para que no se pegue. La manteca vegetal o los sprays especiales para cubrir moldes y facilitar el desmolde también nos pueden ayudar a crear una capa antiadherente sobra la mesa de trabajo.

Fondant casero

Como os había contado anteriormente si os animáis podéis crear vuestro propio fondant en casa, por ello os voy a dejar aquí los ingredientes que vais a necesitar y los pasos a seguir para que creéis vuestra propia pasta de azúcar.

Ingredientes:

  • 500 gr de azúcar glass
  • 8 gr de gelatina en polvo (incolora)
  • 15 gr de manteca vegetal
  • Aroma incoloro
  • 1 cucharada y ½ de glucosa
  • 3 cucharadas y ½ de agua
  • 1 cucharada de glicerina
  • 1 cucharadita de cmc (estabilizante)

Preparación:

  1. Para comenzar vamos a poner en un bol el agua, junto con la gelatina en polvo y a temperatura media le vamos dando calor en el microondas, ir poco a poco y sacando para mezclar la gelatina. Repetir hasta que la gelatina se haya disuelto por completo.
  2. Ponemos la manteca vegetal un minuto en el microondas e incorporamos a la preparación anterior. Le añadimos también la glucosa y la glicerina y removemos bien para integrar los ingredientes y que no nos quede ningún grumo en la masa. La mejor manera de hacerlo es con la ayuda de una batidora.
  3. En este momento podéis añadir el aroma, el que más os guste, puede ser café, de vainilla, de algún tipo de fruta…
  4. Antes de usar el azúcar glass tener en cuenta que tiene que estar bien tamizado para que luego no se creen piedras de azúcar, para ello con la ayuda de un tamiz, la pasamos 2 o 3 veces.
  5. Mezclamos 125 gr de azúcar glass con el cmc y lo añadimos a la mezcla que ya tenemos en el recipiente, mezclando bien para integrar todos los ingredientes. El cmc es un estabilizador que le dará a la pasta de azúcar más elasticidad.
  6. En este punto colocamos el resto del azúcar glass sobre la mesa de trabajo y colocamos encima la masa madre, es el momento de amasar bien integrando todo el azúcar que hay sobre la mesa. En el caso de que la mezcla este demasiado seca podéis añadir unas gotas de agua, si por el contrario la notáis muy húmeda añadir más azúcar glass.
  7. Cuando veamos que la masa no se nos queda pegada esta lista, aunque aun tendremos que dejarla reposar unas horas. Para ello hacemos una bola con la masa y la frotamos en un poco de manteca vegetal para hidratarla y la cubrimos con papel film.
  8. Pasadas esas horas tendréis listo el fondant, tener en cuenta que si lo conserváis fuera de la nevera tendrá que estar envuelto en film y dentro de un recipiente hermético y que no durara más de un par de meses. En el caso de que lo guardéis en la nevera, conservado de la misma manera os puede durar hasta seis meses.

Pegamento comestible

En el caso de pegamento comestible casero la receta es muy sencilla y solo necesitamos 2 ingredientes para hacerla. Yo os animo a intentar hacer vuestro propio pegamento, ya que os será de mucha ayuda para muchas de las decoraciones que queráis poner en vuestras recetas de repostería.

Ingredientes:

  • ½ taza de agua
  • 1 cucharadita de cmc (estabilizante)

Preparación:

  1. Para preparar nuestro pegamento comestible casero solo tenemos que mezclar el agua y la cuchuradadita de cmc y mezclar, en principio nos parecerá que la mezcla tiene muchos grumos, pero no os preocupéis, tenemos que dejarla reposar y se irán quitando.
  2. Una vez pasadas 2 o 3 horas reposando volvemos a mezclar, es entonces cuando veremos que los grumos han desaparecido. Este pegamento os va a dar para mucho ya que se necesita muy poca cantidad para que nuestras decoraciones se mantengan pegadas, por eso si necesitáis poca cantidad utilizar menos cantidad de ambos ingredientes, en proporción a lo que necesitéis.

El pegamento debe de tener consistencia de clara de huevo, si esta más espesa añadirle as gotitas de agua y remover, si en cambio queda muy liquido habría que añadir unas gotitas mas de cmc, eso si, tener en cuenta que no nos podemos pasar sino no servirá y habrá que hacerlo de nuevo, así que si tenéis que añadir más de alguno de los ingredientes ir de muy poquito a muy poquito para no pasaros.

El pegamento os aguantara perfectamente 4 o 6 semanas en el frigorífico en un recipiente de cristal tapado, si es posible que sea un recipiente de cristal de los que tengan tapa propia para que quede bien cerrado.

Espero que disfrutéis de estos trucos para preparar increíbles postres que dejen boquiabiertos a vuestros familiares y amigos y que con ello paséis un estupendo momento en la cocina, haciendo lo que más os gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*