Pechuga rellena

Hoy os traigo otra receta con pechuga de pollo, una manera diferente para preparar esa parte del pollo a la que podemos dar juego y variedad añadiéndole salsas o cambiando la forma de hacerla. En este caso vamos a rellenarla con bacon y queso, aunque el relleno como en muchas otras ocasiones os he dicho podéis variarlo, se le puede poner jamón y queso, tortilla francesa… muchas opciones para el gusto de cada uno, le pongáis el relleno que pongáis la base de la receta será siempre la misma.

Ingredientes: para 2 personas

  • 1 pechuga o 4 filetes
  • 4 lonchas de bacon
  • 2 lonchas de queso
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Sal
  • Aceite

Preparación:

  1. Para comenzar si tenemos la pechuga entera tenemos que hacer filetes, que no sean muy gordos para que luego se cocinen bien, yo os recomendaría que partáis la pechuga en dos filetes anchos y de ahí cortar en dos cada una de las mitades sin separar del todo los filetes. Si tenéis ya los filetes ese paso os lo podéis ahorrar.

    Cotar la pechuga

  2. Ahora le ponemos un poco de sal por dentro y por fuera y empezamos con el relleno, ponéis la loncha de queso entre las dos de bacon y las introducís en el interior de la pechuga. En el caso de tener 2 filetes separados ponéis el relleno sobre un filete y lo tapáis con el otro.

    Rellenar la pechuga

  3. Ahora en un plato batimos el huevo, que este bien mezclado y no se quede clara sin cuajar. Una vez listo pasamos la pechuga por el huevo, que se impregne bien por ambos lados.

    Pasar por huevo

  4. Lo siguiente será pasar la pechuga por pan rallado que tendremos en otro plato. Repetimos estos dos últimos pasos con ambas pechugas.

    Pasar por pan rallado

  5. Ahora ponemos una sarten al fuego con un poco de aceite, una vez caliente bajamos un poco el calor y ponemos la pechuga a cocinar, cuando veamos que el pan rallado se dora le damos la vuelta. Comprobar que el filete se ha hecho correctamente haciéndole un pequeño corte en ambos lados.

    Freír la pechuga

  6. Una vez dorado por ambos lados y comprobado que la pechuga no esté cruda por el interior podéis retirar y servir en los platos. Como acompañamiento podéis poner unas ricas patatas fritas o un poco de puré de patatas.

    Pechuga rellena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*