Focaccia de cebolla

La focaccia es un pan de origen italiano que podemos preparar de una manera muy sencilla en nuestras casas. La diferencia de este pan con el nuestro es que la focaccia lleva especias integradas en la propia masa, además de que les incluyen alimentos sobre el pan antes de cocinarlo. Yo os traigo la receta de la focaccia con cebolla, pero podéis poner lo que queráis, aceitunas, tomatitos, lo que se os ocurra. Yo os recomiendo que la probéis, no dudo que queréis repetir.

Ingredientes: 

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 40 gr de mantequilla
  • 350 gr de agua
  • 10 gr de levadura de panadería
  • Una pizca de sal
  • 40 gr de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de romero
  • ½ cucharadita de orégano

Que la mantequilla y el agua estén a temperatura ambiente, eso os facilitara el trabajo

Preparación:

  1. Ponemos en un bol todos los ingredientes y con la ayuda de las manos aceitadas mezclamos los ingredientes, aproximadamente durante 20 minutos.

    Mezclar los ingredientes

  2. Ponemos aceite en la mesa de trabajo para que la masa no se nos quede pegada y la colocamos encima. Dejamos que repose 10 minutos antes de continuar. Pasado ese tiempo la estiramos con las manos y le vamos haciendo pliegues rápidos. Repetimos la forma de amasado un par de veces.

    Amasar

  3. Estiramos la masa en la fuente que vamos a usar para el horno, os recomiendo que pongáis aceite en la fuente para que la masa no se pegue. La tapamos con un paño, en un lugar donde no tenga corrientes y puede reposar durante aproximadamente 1 hora. Tiene que doblar su tamaño.

    Dejar reposar

  4. Pasado ese tiempo precalentamos el horno a 250º, con las puntas de los dedos vamos presionando la masa, sin agujerearla. Picamos la cebolla en tiras u las colocamos por la parte superior del pan. Le ponemos un poco más de romero por encima y horneamos durante 15 minutos.

    Preparar la focaccia

  5. El tiempo de horno es relativo a cada horno, no todos tienen la misma potencia. Cuando veáis que este dorado podéis retirar, lo dejamos enfriar antes de sacarlo de la fuente. Para servir lo cortáis en tiras no muy gruesas, de un par de dedos y servís como acompañamiento. Tener en cuenta que los bordes se quedaran más duros, servir la parte central que es más blandita.

    Focaccia de cebolla

Si no os coméis todo el pan en el día no os preocupéis, podéis congelarlo o comerlo en los siguientes días, es verdad que se ira quedando duro, pero si disponéis de un microondas con grill podéis ponerlo unos minutos por cada lado en el grill y volveréis a disfrutar de la focaccia como recién hecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*