Tigres

He probado muchas formas de mejillones rellenos, pero sin duda me quedo con la receta de mi madre, desde que tengo uso de razón es la mejor que he probado. Os recomiendo que la hagáis y juzgues vosotros mismos, eso si no os olvidéis de que siempre hay que ponerle una pizca de cariño para que quede perfecto. Disfrutar de unos ricos tigres.

Ingredientes:

• 1kl de mejillones

• Un par de pimientos del piquillo

• Un chorrito de tomate frito

• Unas gotas de picante

• 40 gr de harina

• 40 gr de margarina

• 400 ml de leche

• Sal

• Pimienta

• Nuez moscada

• 2 Huevo

• Pan rallado

• Un poco de harina para el rebozado

Preparación: 

1. En primer lugar vamos a limpiar la concha del mejillón con la ayuda de un cuchillo, hay que intentar que quede limpia sin romperla ya que luego las utilizaremos. Ponemos todos los mejillones en una olla y la ponemos en el fuego, no le pongáis agua ni sal, ellos mismos soltaran jugo con el calor y se cocerán en ese mismo jugo. Cuando todos estén abiertos y con un color anaranjado podéis retirarlos y ponerlos en un colador para que se escurra el liquido que quede.

Cocer los mejillones

Cocer los mejillones

2. Mientras los mejillones se enfrían, partimos un poco los pimientos del piquillo y los ponemos en una picadora. Añadimos los mejillones, reservando las conchas para el final de la receta y picamos ambos ingredientes creando un especie de masa.

Mejillones y pimientos picados

Mejillones y pimientos picados

3. Ahora nos ponemos con la bechamel, para ello ponemos la margarina en una sartén antihaderente para que se funda y la leche a calentar en un cazo, que no hierva.

Fundir la margarina

Fundir la margarina

4. Cuando la margarina este fundida añadimos toda la harina y con la ayuda de unas varillas integramos la harina formando una masa homogénea amarilla. Mantenemos unos minutos la masa sin dejar de remover para que la harina se cocine bien.

Masa de margarina y harina

Masa de margarina y harina

5. Después de unos minutos vamos añadiendo la leche calientes poco a poco, sin dejar de remover para integrar bien la leche. Cuando toda la leche este integrada mantenemos al fuego unos minutos más sin dejar de remover para que se haga bien la salsa bechamel.

Bechamel

Bechamel

6. Cuando tengamos una salsa blanca algo espesa añadimos una pizca de sal, de nuez moscada y de pimienta molida. Removemos y añadimos también la masa que hemos hecho con los mejillones, el tomate frito y el picante y removemos bien para mezclar todo.

Relleno para los tigres

Relleno para los tigres

7. Una vez lista la bechamel la pasamos a una fuente y la ponemos a enfriar primero dejarla a temperatura ambiente y después en el frigorífico. Una vez fría con la ayuda de una cucharilla vamos rellenando las conchas de los mejillones.

Mejillones rellenos

Mejillones rellenos

8. Una vez toda la masa repartida en las conchas de mejillón pasamos el lado relleno por harina.

Mejillones rebozados

Mejillones rebozados

9. Después las pasamos por el huevo y automáticamente por el pan rallado.

Mejillones empanados

Mejillones empanados

10. Para terminar calentamos una sartén con abundante aceite o una freidora, cuando este caliente ponemos los mejillones por el lado relleno hacia abajo. Cuando estén dorados los sacamos y los colocamos sobre un plato cubierto por papel de cocina para que absorba el aceite y listos para disfrutar. 

Tigres

Tigres

 

Arroz caldoso con conejo

El arroz es un cereal que admite muchos complementos, podemos utilizarlo como primer plato, como único plato, como un acompañamiento tanto para carne como para pescado y como postre. En este caso os voy a presentar una receta de mi madre que a mí personalmente me encanta, espero que a vosotros también.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 gr de arroz

• 1/2 conejo

• 1 cebolla

• Un par de pimientos del piquillo

• Tomate natural, sino tenéis un chorro de tomate frito

• Laurel

• Aceite

• Un par de pastillas de caldo de carne

• Colorante

• Sal

Preparación:

1. En primer lugar vamos a poner una olla grande con un poco de aceite al fuego. Picamos la cebolla en trozos pequeños y la añadimos a la olla con un par de hojas de laurel y una pizca de sal.

Pochar la cebolla

Pochar la cebolla

2. Cuando la cebolla este un poco pochada añadimos los pimientos y el tomate y dejamos que se haga un poco.

Añadir los pimientos y el tomate

Añadir los pimientos y el tomate

3. En un cazo aparte ponemos agua, llenamos el cazo, ponemos las pastillas de caldo y el colorante y dejamos que las pastillas se deshagan. Cuando empiece a hervir retiramos y reservamos.

Cazo de caldo con colorante

Cazo de caldo con colorante

4. Añadimos el conejo troceado en la olla con la verdura, dejar el otro de hígado entero en la olla, lo utilizaremos más tarde. Removemos de vez en cuando para que todos los trozos de conejo se hagan por todos lados.

Añadir el conejo troceado

Añadir el conejo troceado

5. Cuando el conejo empiece a coger color sacamos el hígado, lo ponemos en un platito con una cucharadita de caldo del cazo y lo picamos para añadirlo de nuevo a la olla.

Deshacer el higado

Deshacer el higado

6. Añadimos todo el arroz, removemos y dejamos que absorba los jugos de la olla antes de añadir todo el caldo que tenemos en el cazo, dejamos que el arroz se haga. Cuando el arroz este en su punto esta listo para servir. Si os quedáis sin caldo añadir más agua a la olla, comprobar la sal antes de servirlo por si hay que añadir más.

Añadir el arroz y el caldo

Añadir el arroz y el caldo

7. Con una espumadera servimos primero el arroz con el conejo en un plato hondo y después con una cuchara servís el caldo.

Arroz caldoso con conejo

Arroz caldoso con conejo

Bizcocho de chocolate

Este tipo de bizcocho es el preferido sobre todo de los más pequeños de la casa, que no dejan ni las migas. En mi casa lo hago principalmente para mi hermano que le encanta y desaparece en menos que canta un gallo. Es un bizcocho con mucho sabor y jugoso que no necesita más añadidos. Si utilizáis moldes de diferentes formas cada vez que hagáis este bizcocho cada vez será diferente.

Ingredientes:

• 250 gr de harina

• 250 gr de azúcar

• 1sobre de potenciador químico

• 6 huevos

• 200 gr de margarina

• 250 gr de chocolate para fundir

Preparación:

A la hora de hacer un bizcocho, como todas las preparaciones que necesitan del horno es recomendable encender el horno a 180° antes de empezar con la preparación, así podemos introducir en el mismo al terminar. Para empezar con la preparación lo mejor es tener ya todos los ingredientes y las cantidades concretas, así es más sencillo.

1. Vamos a empezar tamizando la harina junto con el potenciador químico, si no tenéis un tamizador podéis utilizar un colador y lo reservamos.

Tamizar la harina

Tamizar la harina

2. Ahora ponemos a fundir el chocolate, en mi caso siempre lo hago al baño maría ya que queda más ligera. Ponemos todo el chocolate y dejamos que se empiece a fundir, cuando eso pase añadimos la margarina y removemos hasta que todo este fundido y bien integrado. Retiramos del fuego y reservamos.

Chocolate fundido

Chocolate fundido

3. En un baso para batidora ponemos los huevos y todo el azúcar y con unas varillas batimos los ingredientes hasta conseguir una crema amarillenta.

Crema de huevo con azúcar

Crema de huevo con azúcar

4. Añadimos a la crema todo el chocolate y mezclamos con las varillas para integrar bien ambas cremas.

Crema de chocolate

Crema de chocolate

5. Juntamos el resultado con la harina y con la ayuda de la batidora mezclamos todo hasta obtener una masa homogénea, sin grumos.

Mezcla para bizcocho

Mezcla para bizcocho

6. Solo falta poner la mezcla en el molde, si este es de silicona no necesita nada, en caso de que sea un molde tradicional antes de añadir la masa tenéis que engrasarlo antes para que no se os pegue. Para ello tendréis que utilizar un poco de margarina o mantequilla esparcida por todo el molde. También podéis comprar un spray especial para moldes, este es el método que yo utilizo ya que me parece una forma estupenda. Una vez engrasado el molde ponemos la mezcla y lo introducimos en el horno, primero le ponemos solo por la parte de abajo para que suba y después por ambos lados para que se haga bien. Dependiendo de la potencia del horno tardara más o menos, yo os recomiendo que vayáis pinchando el bizcocho de vez en cuando y cuando la varilla salga totalmente limpia esta listo.

Mezcla en el molde

Mezcla en el molde

7. Para terminar dejamos el molde en el interior del horno apagado durante unos minutos para que el cambio de temperatura no sea tan brusco. Una vez fuera del horno dejarlo en el interior del molde hasta que este frío, de este modo el bizcocho no bajará. Si el molde es de silicona podréis sacar el bizcocho con mucha facilidad, si es uno tradicional pasar un cuchillo por el borde y saldrá fácilmente. Lo colocáis en un plato y ya está listo para disfrutar.

Bizcocho de chocolate

Bizcocho de chocolate

Patatas gratinadas

Estas patatas son una manera diferente de acompañar un plato de carne. Una buena forma de cambiar el modo en el que comemos habitualmente las patatas. Es una receta sencilla que completara cualquier plato. Nos llevara algo de tiempo realizar la receta, así que os recomiendo que cuando la hagáis dispongáis de tiempo para cocinar con calma. Buen provecho.

Ingredientes: para 2 personas

• 2 patatas

• 4 tiras de bacon

• 200 ml de leche

• 20 gr de margarina

• 20 gr de harina

• Queso rallado

• Cebolla

• Azúcar

• Sal

• Nuez moscada

• Pimienta

Preparación:

1. Para empezar vamos a encender el horno para que se caliente un poco. Mientras cubrimos las patatas, sin pelar, en un trozo de papel de aluminio, cada patata en un trozo. Las colocamos en una fuente y las metemos en el horno, dejamos que se asen a su ritmo, las podéis pinchar de vez en cuando para comprobar como van, en el momento que el pincho entre con facilidad y notéis la patata blandita podéis retirar la fuente. Abrimos el papel de aluminio para que las patatas se enfríen y resulte mas fácil pelar.

 

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Pelamos la cebolla y la picamos en tiras, más bien finas. Ponemos en una satén un poco de aceite a calentar. Una vez caliente, bajamos la intensidad a la mitad y añadimos la cebolla con un poco de sal para que apoche bien. Dejamos que se haga removiendo de vez en cuando para que no se nos queme. Cuando la cebolla este blanda y dorada añadimos el azúcar y sin dejar de remover dejamos que se caramelice con la cebolla.

Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

3. Mientras las patatas se enfrían, ponemos las lonchas de bacon sobre una tabla y las cortamos en tiras no muy gruesas. Ponemos al fuego una sartén con muy poco aceite y cuando este caliente añadimos las tiras de bacon para dorarlas un poco. Dejar que se frían durante un minuto y las retiramos.

Bacon en tiras

Bacon en tiras

4. Ahora vamos a quitar la piel de las patatas, no hace falta que utilicéis cuchillo, porque con la ayuda de los dedos la quitaréis con facilidad. Una vez retirada la piel con un cuchillo y cuidado vamos a cortar la patata en rodajas finas y colocando cada trozo en el fondo de la fuente en la que las hemos asado.

Patatas en rodajas

Patatas en rodajas

5. Repartimos sobre las rodajas de patatas primero la cebolla caramelizada y con la ayuda de un tenedor repartimos las tiras por toda la fuente. Repetimos el paso con las tiras de bacon.

Cebolla y bacon sobre las patatas

Cebolla y bacon sobre las patatas

6. Ahora vamos hacer la bechamel, lo primero que tenemos que hacer es poner la leche a calentar, que no hierva. Después ponemos al fuego una sartén antiadherente para que no se nos pegue, echamos la margarina y dejamos que se funda a temperatura más bien baja.

Fundir la margarina

Fundir la margarina

7. Cuando la margarina este líquida, sin que hierva, añadimos la harina y mezclamos todo bien con la ayuda de unas varillas formando una masa amarilla, removemos durante unos minutos para que la harina se cocine bien.

Masa homogénea de harina y margarina

Masa homogénea de harina y margarina

8. Ahora añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover. Tened en cuenta que no tiene que quedar muy espesa, ya que al enfriar se espesará un poco y al ponerla en el horno para gratinar el queso acabara teniendo la consistencia deseada. Cuando tengamos toda la leche integrada añadimos una pizca de sal, la pimienta y la nuez moscada.

Integrar la leche y las especias

Integrar la leche y las especias

9. Mantenemos la bechamel unos minutos al fuego sin dejar de remover para que se cocine bien. Cuando este lista la retiramos y la volcamos sobre las patatas y el bacon. Para terminar ponemos un poco de queso rallado y metemos en el horno la fuente para que se gratine.

Bechamel y queso rallado

Bechamel y queso rallado

10. Una vez el queso tenga un color dorado podéis retirar la fuente y con la ayuda de una espátula servís un poco en cada plato.

Patatas gratinadas

Patatas gratinadas

Lasaña de carne

La lasaña es un plato con muchas variedades, aunque posiblemente la de carne sea la más habitual de todas. Suele ser popular entre los niños, ya que es más probable que los más pequeños pongan pegas a la de verdura o de pescado que a la de carne. Es una receta sencilla de hacer, aunque a diferencia de muchas oras esta nos llevará algo de tiempo. La pasta de la lasaña se vende casi lista, no hay que cocer previamente, o la de toda la vida. Las placas de lasaña son largas, por eso si preferís raciones más pequeñas e individuales podéis sustituir por las placas de canelones, que son más pequeñas.

Ingredientes: para 3 personas

• 9 placas de pasta

• 700 kg de carne picada

• 1 cebolla pequeña

• 1 zanahoria

• Tomate frito

• Queso rallado

• Leche

• Harina

• Mantequilla

• Sal

• Nuez moscada

• Pimienta

Preparación:

1. Para empezar vamos a poner una cazuela con abundante agua,  un poco de sal y aceite o mantequilla para cocer las placas de pasta. En el caso de que compréis las placas que se meten directamente en el horno pasar al paso 4. Cuando el agua empiece a hervir introducimos las placas y dejamos que se hagan. Tened cuidado de que no se peguen entre ellas, para eso podéis cocerlas de pocas en pocas.

Cocer las placas de pasta

Cocer las placas de pasta

2. Cuando las placas estén blandas las retiramos y las colocamos en una fuente con agua fría para romper la cocción.

Pasar las placas de pasta a agua fria

Pasar las placas de pasta a agua fría

3. Para secar la pasta ponemos una hoja de papel de cocina, colocamos las placas sobre la hoja y las cubrimos con otro trozo de papel de cocina.

Secar las placas de pasta con papel de cocina

Secar las placas de pasta con papel de cocina

4. Mientras la pasta se va secando vamos a preparar la carne. Lo primero es pelar y picar la cebolla y la zanahoria. Que sean trozos más bien pequeños, ponemos una sartén con un poco de aceite y cuando este caliente, bajamos la temperatura y añadimos una pizca de sal. Dejamos que la verdura poche, removiendo de vez en cuando.

Pochar la verdura

Pochar la verdura

5. Cuando la verdura este blandita añadimos toda la carne, una pizca de sal, de pimienta y dejamos que se haga. Con la ayuda de un tenedor ir rompiendo los trozos de carne que se van quedando grandes.

Añadir la carne al sofrito

Añadir la carne al sofrito

6. Cuando la carne este bien hecha le añadimos un buen chorro de tomate, removemos y dejamos unos minutos para que el tomate se caliente y se integre con la carne. Pasados esos minutos retiramos del fuego.

Añadir el tomate frito

Añadir el tomate frito

7. Ahora vamos a montar la lasaña, cogemos una fuente para horno, que sea algo honda porque luego hay que añadir la bechamel. Untamos la base de la fuente con un poco de tomate frito. Sobre el tomate colocamos una placa de lasaña por cada comensal.

Primera fase del montado de la lasaña

Primera fase del montado de la lasaña

8. Encima de cada placa, con la ayuda de una cuchara vamos a repartir un poco del relleno, que quede bien recto por todos lados para que la próxima placa se quede recta.

Primera capa de relleno

Primera capa de relleno

9. Sobre la carne añadimos otra placa de lasaña y volvemos a repetir el paso 8. Podéis hacerla tan alta como gustéis en mi caso solo va a tener dos pisos. Después de esta capa de carne colocamos la última placa de pasta. Encender el horno para que se vaya calentando mientras terminamos la lasaña.

Lasaña

Lasaña

10. Ahora vamos hacer la bechamel, lo primero que tenemos que hacer es poner la leche a calentar, que no hierva. Después ponemos al fuego una sartén antiadherente para que no se nos pegue, echamos la margarina y dejamos que se funda a temperatura más bien baja.

Fundir la margarina

Fundir la margarina

11. Cuando la margarina este líquida, sin que hierva, añadimos la harina y mezclamos todo bien con la ayuda de unas varillas formando una masa amarilla, removemos durante unos minutos para que la harina se cocine bien.

Masa homogénea de harina y margarina

Masa homogénea de harina y margarina

12. Ahora añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover. Tened en cuenta que tiene que quedar un poco líquida, ya que al enfriar se espesará un poco y al ponerla en el horno para gratinar el queso acabara teniendo la consistencia deseada. Cuando tengamos toda la leche integrada añadimos una pizca de sal, la pimienta y la nuez moscada.

Integrar la leche y las especias

Integrar la leche y las especias

13. La retiramos del fuego y la volcamos sobre la lasaña repartiendo bien para cubrir todo. Por último le ponemos por encima un poco de queso rallado y metemos las fuente en el horno para gratinar el queso.

Añadir la bechamel y el queso rallado

Añadir la bechamel y el queso rallado

14. Cuando el queso haya cogido un tono dorado podemos retirar la fuente. Con la ayuda de una espátula podéis repartir las lasañas individuales a cada plato, tened cuidado de que no se os deshaga la primera placa por el camino, introducir bien la espátula.

 

 

Lasaña de carne

 

Lasaña de carne