Pasta carbonara

La pasta con salsa carbonara es uno de los platos más clásicos. Os voy a dejar la forma en la que lo he hecho yo siempre. En mi caso la utilizo con spaghetti aunque la podéis emplear con cualquier tipo de pasta, yo es esta ocasión voy a utilizar tallarines. Aunque yo no utilizo champiñones en la receta os los he puesto por si os gustan. Espero que la disfrutéis.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 gr de pasta

• 4 lonchas de bacon

• Queso rallado

• 200 ml de nata

• 1/2 cebolla

• Aceite

• Sal

• Champiñones (opcional)

Preparación:

1. Lo primero que vamos hacer es pelar y cortar la cebolla en tacos más bien pequeños. Vamos a cortar también el bacon en tiras de aproximadamente un centímetro. Por ultimo si vais a utilizar champiñones cortarlos en laminas. Si son frescos no os olvidéis de lavarlos antes.

Picar cebolla y bacon

Picar cebolla y bacon

2. Ahora vamos a poner la pasta a cocer. Ponemos una olla con abundante agua, un puñado de sal y un poco de mantequilla o aceite para que la pasta no se pegue. Cuando empiece a hervir añadimos la pasta y la dejamos cocer, removiendo de vez en cuando.

Cocer la pasta

Cocer la pasta

3. Mientras se va cociendo la pasta ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén. Cuando este caliente echamos la cebolla y le añadimos un poco de sal y la dejamos pochar a temperatura media. Si vais a añadir los champiñones los añadís a la sartén cuando la cebolla este dorada y cuando estos estén blanditos añadir las tiras de bacon. Sino vais a utilizar los champiñones cuando la cebolla este pochada añadir el bacon y dejamos que se vaya dorando todo a temperatura media.

Sofrito de cebolla y bacon

Sofrito de cebolla y bacon

4. Cuando la pasta este lista, la volcamos en un escurridor y la ponemos bajo un chorro de agua fría para que el propio calor de la pasta no siga cociéndola. Mientras la pasta escurre todo el agua añadimos la nata en la sartén, cuando la salsa este hirviendo añadimos la pasta y bajamos la temperatura. Mezclar de vez en cuando para que la salsa se mezcle con la pasta hasta que la nata se espese.

Añadir la pasta

Añadir la pasta

5. Por último podéis añadir un poco de queso rallado y esperar que se funda con toda la mezcla o servir directamente en los platos y poner el queso sobre la pasta.

Pasta carbonara

Pasta carbonara

Salsa carbonara

La salsa carbonara es una de las más utilizadas para pasta, aunque también podemos utilizarla para pizzas, para rellenar patatas asadas, hay muchas posibilidades para esta salsa. La salsa boloñesa es fácil de hacer y no lleva mucho tiempo.

Ingredientes: para 2 personas

• 4 lonchas de bacon

• Queso rallado

• 200 ml de nata

• 1/2 cebolla

• Aceite

• Sal

• Champiñones (opcional)

Presentación:

1. Lo primero que vamos hacer es pelar y cortar la cebolla en tacos más bien pequeños. Vamos a cortar también el bacon en tiras de aproximadamente un centímetro. Por ultimo si vais a utilizar champiñones cortarlos en laminas. Si son frescos no os olvidéis de lavarlos antes.

Picar cebolla y bacon

Picar cebolla y bacon

2. Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén. Cuando este caliente echamos la cebolla y le añadimos un poco de sal y la dejamos pochar a temperatura media. Si vais a incluir los champiñones los añadís a la sartén cuando la cebolla este dorada y cuando estos estén blanditos añadir las tiras de bacon. Sino vais a utilizar los champiñones cuando la cebolla este pochada añadir el bacon y dejamos que se vaya dorando todo a temperatura media.

Sofrito de cebolla y bacon

Sofrito de cebolla y bacon

3. Añadimos la nata en la sartén, si vas hacer la salsa con pasta añadir cuando la salsa este hirviendo y bajamos la temperatura. Si en cambio la vais a utilizar para pizza o para patatas dejar que se espese un poco la salsa antes de retirarla del fuego.

Salsa carbonara

Salsa carbonara

Solomillo a la pimienta

El solomillo a la pimienta es una forma exquisita de preparar esta rica carne. Es una receta fácil de hacer y que no nos llevará mucho tiempo preparar. Podemos acompañar el solomillo con unas patatas asadas o con un poco de arroz blanco, lo que mejor os encaje, hay infinidad de acompañamientos para esta receta.

Ingredientes: para 2 personas

• 1 solomillo de cerdo

• Sal

• Un chorro de coñac o whisky

• Pimienta negra

• 200 ml de Nata

Preparación:

1. Para empezar vamos a limpiar la grasa que tiene el solomillo, al terminar cortamos la carne en medallones. Depende del tamaño del solomillo saldrán más trozos o menos, yo suelo hacer entre seis o siete medallones por persona. Les ponemos un poco de sal y de pimienta molida por ambos lados del solomillo.

Medallones de solomillo

Medallones de solomillo

2. Ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, cuando este listo bajamos la temperatura y colocamos los medallones. Dejamos que el solomillo se dore por ambos lados y por los bordes.

Hacer el solomillo

Hacer el solomillo

3. Una vez la carne este lista añadimos toda la nata, el chorro de coñac o de whisky y un buen puñado de pimienta molida. Removemos y dejamos que la nata se vaya reduciendo hasta adquirir la textura deseada. Podéis dejar que la salsa quede un poco líquida o que prácticamente no quede nada, a vuestro gusto.

Salsa de pimienta

Salsa de pimienta

4. Una vez lista la salsa podemos servir los medallones en los platos y repartir la salsa que haya quedado en la sartén. Listo para disfrutar.

Solomillo a la pimienta

Solomillo a la pimienta

Pintxo de nuggets de pollo

Esta receta que hoy voy a compartir con vosotros fue un descubrimiento de mi madre, en mi casa ha sido un éxito y aquellos que la han probado han querido repetir. Espero que vosotros también disfrutéis de este pintxo. Para los amantes del huevo que el bocado en el que la yema cae entera en la boca es una delicia, al resto tened cuidado al morder sino os pringaréis la mano de yema 😉

Ingredientes: para 2 personas

• Salsa barbacoa

• 1/2 barra de pan

• 1 pechuga de pollo

• 2 lonchas de queso

• 4 lonchas de bacon

• 8 huevos de codorniz

• 1 huevo de gallina

• Pan rallado

• Aceite

• Sal

Preparación:

1. Lo primero que vamos hacer es cortar la pechuga de pollo en trozos más o menos del tamaño de una rodaja de pan. Le echamos una pizca de sal y de pimienta por ambos lados.

Nuggets de pollo

Nuggets de pollo

2. Batimos un huevo y colocamos en un plato un poco de pan rallado, vamos pasando cada trozo de pollo primero por el huevo y después por pan rallado y los reservamos.

Nuggets de pollo empanados

Nuggets de pollo empanados

3. Cortamos la barra de pan en rodajas de unos dos dedos, en casa las cortamos ladeadas, nosotros solemos hacer cuatro rodajas por persona. Una vez listas les esparcimos un poco de salsa barbacoa en una de las bases y las reservamos.

Pan con salsa barbacoa

Pan con salsa barbacoa

4. Ahora vamos a poner un poco de aceite en una sartén para hacer los nuggets. Una vez caliente vamos friendo los trozos de pollo hasta que estén dorados. Que la temperatura no este muy alta, sino el pan rallado se hará muy rápido y la carne se quedara cruda por dentro. Según se vayan haciendo colocamos cada trozo de pollo sobre la salsa barbacoa.

Nuggets hechos

Nuggets hechos

5. Cortamos cada rodaja de queso en cuatro trozos y ponemos cada cuadradito encima de cada nuggets.

Queso

Queso

6. Ahora vamos a cortar las lonchas de bacon por la mitad, podemos utilizar la misma sartén en la que hemos hecho el pollo. Poner a temperatura media y freír un poco el bacon sin que se haga demasiado. Una vez hecho colocamos cada mitad sobre el queso.

Bacon

Bacon

7. Por último vamos a preparar los huevos a la plancha, preferiblemente en una sartén antiadherente para que no se os peguen. Otro consejo, la cascara de los huevos de codorniz es más dura por lo que cascarlos con cuidado de no romper la yema antes de hacerlos. Ponemos la sartén con un poco de aceite a calentar, ponemos los huevos, dejamos que la clara se cuaje, aproximadamente un minuto y le damos la vuelta con cuidado para que se haga por el otro lado otro minuto. Una vez hechos los colocamos sobre el bacon y ya están listos para servir.

Pintxo terminado

Pintxo terminado

Pizza de jamón serrano

Esta pizza aún siendo una variedad sin mucho trabajo ni misterio es una de las más ricas para mi gusto. La masa de nuestra pizza casera ya tiene un sabor único y si le añadimos un exquisito jamón serrano la combinación es de pecado.

Ingredientes: para 2 personas

Masa para pizza

• Jamón serrano

• 1 cebolla

• Tomate frito

• Aceite

• Queso rallado

Preparación:

1. Para empezar vamos a encender el horno para que se caliente. Estiramos la masa dándole la forma deseada, trenzamos los bordes y con la ayuda de una cuchara untamos primero con aceite de oliva y después con tomate.

Base de la pizza

Base de la pizza

2. Pelamos la cebolla y la cortamos en tiras. Repartimos la cebolla por toda la base intentando no dejar muchos huecos.

Repartir la cebolla

Repartir la cebolla

3. Sobre la cebolla vamos colocando las lonchas de jamón serrano. Tened en cuenta que con el calor del horno el jamón se va a cocinar y va a reducir su tamaño. Por eso os recomiendo que la carguéis bien, de ese modo no se quedara pobre al terminar. Una vez lista ya podemos meterla en el horno.

Colocamos el jamón serrano

Colocamos el jamón serrano

4. Cuando la masa de la pizza este dorada y crujiente podemos sacarla del horno. La pasamos con cuidado de no quemarnos a una fuente y la partimos. Lista para disfrutar.

Pizza de jamón serrano

Pizza de jamón serrano

Si queremos ponerle queso queda mejor si lo ponéis debajo del jamón, así el jamón serrano es el ingrediente principal de la pizza. Si os gusta el tomate natural también podéis poner unas rodajas de tomate sobre el jamón.

Pasta boloñesa

Posiblemente la pasta sea uno de los platos más populares. Es poco habitual que a alguien le disguste este plato. La pasta se puede preparar de muchas formas, incluso hay muchos tipos de pasta que preparar. En este caso voy a preparar espirales, pero podéis utilizar cualquier otro tipo, el que más os apetezca.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 gr de espirales

• Sal

• Aceite

• Pimienta

• 100gr de carne picada

• 1 zanahoria

• 1/2 cebolla

• 1 pimiento verde italiano

• 1/2 pimiento rojo

• Pastilla de caldo de carne

• Tomillo

• Tomate frito

Preparación:

1. Ponemos al fuego una olla con abundante agua, un puñado de sal y un chorro de aceite o un poco de mantequilla, para que la pasta no se pegue. Cuando el agua comience a hervir añadimos la pasta, removemos de vez en cuando para que no se pegue. En el momento en que la pasta este en su punto, que no este dura, la echamos en un escurridor, la ponemos bajo un chorro de agua fría para que no siga cociéndose con su propio calor y dejamos que todo el agua escurra.

Cocer la pasta

Cocer la pasta

2. Para preparar la salsa boloñesa primero vamos a picar la verdura. La picamos toda en dados pequeños y la añadimos en una sartén con un poco de aceite caliente. Bajamos el fuego a temperatura media, le añadimos un poco de sal y dejamos que se vaya dorando. Cuando este casi lista le añadimos la pastilla de caldo y vamos removiendo para que se deshaga y se mezcle con toda la verdura.

Sofrito de verduras

Sofrito de verduras

3. Añadimos la carne picada, un golpe de pimienta negra y dejamos que se haga bien, removiendo de vez en cuando, mientras la vamos desmigando para que los trozos de carne no sean muy grandes.

Añadir la carne

Añadir la carne

4. Cuando la carne este dorada le añadimos un buen chorro de tomate frito que cubra todo lo que tenemos en la sartén. Le ponemos un golpe de tomillo y mantenemos a fuego medio para que se caliente y coja el sabor de las especias.

Terminar la salsa añadiendo el tomate

Terminar la salsa añadiendo el tomate

5. Para servir tenemos dos opciones en mi caso, reparto la pasta en los platos y la pongo un par de minutos en él microondas, después con una cuchara de servir reparto por encima la salsa boloñesa. También podemos mezcla la pasta con la salsa, dejar unos minutos para se se caliente y después repartir en los platos.

Pasta boloñesa

Pasta boloñesa

En mi caso no suelo añadir queso, pero sobre la pasta podemos añadir un poco de queso parmesano, al gusto de cada uno.

Salsa boloñesa

La salsa boloñesa es una de las más utilizadas para pasta, aunque también podemos utilizarla para pizzas, para rellenar patatas asadas, hay muchas posibilidades para esta salsa. La salsa boloñesa es fácil de hacer y no lleva mucho tiempo.

Ingredientes:

100gr de carne picada

• 1 zanahoria

• 1/2 cebolla

• 1 pimiento verde italiano

• 1/2 pimiento rojo

• Pastilla de caldo de carne

• Tomillo

• Tomate frito

• Aceite

• Sal

Preparación:

1. Para preparar la salsa boloñesa primero vamos a picar la verdura. La picamos toda en dados pequeños y la añadimos en una sartén con un poco de aceite caliente. Bajamos el fuego a temperatura media, le añadimos un poco de sal y dejamos que se vaya dorando. Cuando este casi lista le añadimos la pastilla de caldo y vamos removiendo para que se deshaga y se mezcle con toda la verdura.

Sofrito de verduras

Sofrito de verduras

2. Añadimos la carne picada, un golpe de pimienta negra y dejamos que se haga bien, removiendo de vez en cuando, mientras la vamos desmigando para que los trozos de carne no sean muy grandes.

Añadir la carne

Añadir la carne

3. Cuando la carne este dorada le añadimos un buen chorro de tomate frito que cubra todo lo que tenemos en la sartén. Le ponemos un golpe de tomillo y mantenemos a fuego medio para que se caliente y coja el sabor de las especias.

Terminar la salsa añadiendo el tomate

Terminar la salsa añadiendo el tomate

Patatas asadas rellenas de verduras

Las patatas asadas son un buen acompañamiento para cualquier plato, además al ir rellenas incluso podemos utilizarlas como plato único. En la receta que os traigo hoy vamos hacer unas patatas más ligeras, lo bueno de este alimento es que acepta cualquier ingrediente, por esa razón vamos a utilizar un sofrito de verduras y setas para rellenar estas patatas.

Ingredientes: para 2 personas

• 4 patatas

• 1/2 cebolla

• 2 tomates medianos

• 2 dientes de ajo

• 200 gr de setas

• Medio puerro

• 1 zanahoria

• Medio vaso de vino blanco

• Pimienta negra

• Aceite de oliva

• Sal

• Queso rallado

Preparación:

1. Encendemos el horno y dejamos que se caliente un poco, mientras envolvemos las patatas en papel de aluminio y las colocamos en una fuente para meterlas en el horno. Dejamos que las patatas se asen aproximadamente durante una hora, hasta que las patatas se pinchen con facilidad. Cuando estén listas las retiramos, las sacamos del papel de aluminio y esperamos que se enfríen para poder pelar las patatas con facilidad.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Para hacer el relleno ponemos un poco de aceite en una sartén a fuego medio. Cuando este caliente añadimos la cebolla, el puerro y los ajos bien picados y finos. Mientras la verdura se sofríe a fuego medio y se va ablandando, vamos pelando y picando los tomates en dados pequeños. No olvidéis remover el sofrito de vez en cuando para que no se pegue.

Sofrito de verduras

Sofrito de verduras

3. Cuando el sofrito este blandito, en aproximadamente 10 minutos, subimos un poco el fuego y añadimos el vino blanco dejando que reduzca. Mientras cortamos todas las setas en trozos más bien pequeños y los añadimos al sofrito.

Añadir las setas

Añadir las setas

4. Damos un par de vueltas al sofrito para que se hagan un poco las setas y después añadimos el tomate. Le ponemos la sal y un poco de pimienta, volvemos a remover para repartir bien la sal por todo el sofrito. Durante unos 10 minutos mantenemos el relleno a temperatura más bien fuerte. Después bajamos el fuego y lo dejamos durante otros 10 minutos para que se cocine del todo.

Añadir el tomate

Añadir el tomate

5. Quitamos el sofrito del fuego y reservamos mientras pelamos y vaciamos las cuatro patatas, en este caso la patata que vamos a quitar no la vamos a utilizar para rellenar, pero si que vamos a darle un uso, así que reservarla.

Patatas asadas vacias

Patatas asadas vacias

6. Para terminar le ponemos una pizca de sal a la patata y con la ayuda de una cuchara repartimos el relleno entre las cuatro patatas.

Patata rellena

Patata rellena

7. Colocamos un poco de queso rallado encima y metemos de nuevo en el horno para gratinar.

Añadir el queso

Añadir el queso

8. Cuando el queso este dorado, retiramos y las servimos en los platos, ideales para acompañar un plato de carne.

Patata asada lista

Patata asada lista

Lo más seguro es que nos haya sobrado verdura, podemos mezclarla con la patata que hemos reservado, formando una papilla, picando la patata con un tenedor. Con las manos formamos bolitas. Las pasamos por huevo y pan rallado. Podéis freírlas o asarlas, incluso podéis hacerlas en el momento o congelarlas para otra ocasión.

Pizza de la casa

En muchas ocasiones compramos una pizza precocinada, o pedimos una a domicilio y al llegar a casa le añadimos más ingredientes, o más cantidad de los que ya tiene porque nos parece que esta muy pobre. Hoy os traigo un tipo de pizza donde nos podemos quedar a gusto añadiendo cosas. Yo os voy a poner los ingredientes que utilizamos en mi casa, pero lo bueno de la pizza es que admite muchas cosas, así que no dudéis en cambiar ingredientes, en añadir más cantidad si os apetece, probar cosas nuevas y después contarme que os ha parecido.

Ingredientes: 2 personas

Masa para pizza

• Aceite

• Tomate frito

• 6 lonchas de bacon

• 3 rodajas de jamón york

• 3 salchichas

• 1 cebolla

• 1 pimiento verde italiano grande

• Queso rallado

Preparación:

1. Vamos a empezar encendiendo el horno a 180° para que vaya cogiendo calor. Ahora picando la cebolla, a mi personalmente me gusta más picarla en juliana, de ese modo nos quedan tiras finas y largas que podemos colocar más fácilmente en la masa. Aunque podéis cortarla en dados, como más os guste a vosotros. En el caso del pimiento y el jamón son más partidaria de picarlo en dados, no muy pequeños, como de un par de centímetros. Para acabar las salchichas me gusta cortarlas en rodajas más bien finas. En el caso del bacon me gusta partirlo en cuadrados más grandes, para colocarlo en el final y que cubra la pizza.

2. Cuando tenemos todos los ingredientes picados, los reservamos. Con la ayuda de una cuchara sopera esparcimos por toda la base un par de cucharadas de aceite de oliva, de este modo nuestra masa quedara jugosa a la par que crujiente. Sobre la capa de aceite añadimos el tomate del mismo modo. Yo le suelo echar cuatro cucharadas soperas bien repartidas, pero a vuestro gusto. Si sois muy amantes del queso, después del tomate podéis añadir una ración de queso rallado bien repartido.

Base de la pizza

Base de la pizza

3. Ahora ya podemos empezar a colocar los ingredientes. Yo en primer lugar colocó lo la cebolla por toda la base, procurando dejar los mínimos huecos.

Cebolla en tiras

Cebolla en tiras

4. Después de la cebollas, pongo los dados de pimiento verde y los reparto por toda la pizza, intento repartirlo lo mejor posible para que no se quede algún trozo sin nada. Repito el mismo paso con el jamón y las salchichas.

Pimiento verde, salchicha y jamón

Pimiento verde, salchicha y jamón

5. Por último pongo los trozos de bacon colocándolos sobre todos los ingredientes formando filas. Espolvoreo un poco de orégano por toda la pizza.

Bacon

Bacon

6. Para terminar echamos en queso rallado, en mi caso suele ser cuatro quesos, pero admite cualquier tipo de queso rallado. Una vez lista introducimos las bandeja con la pizza dentro del horno. Yo suelo dejarla aproximadamente 1 hora, aunque es muy subjetivo, todo depende de si os gusta que la masa quede muy crujiente o no, ir mirando de vez en cuando y sacarla cuando la masa tenga un color doradito.

Queso rallado

Queso rallado

7. Una ves lista sacamos la bandeja del horno y traspasamos la pizza a un plato, la partimos en trozos del tamaño que deseéis y ya esta lista para disfrutar.

2013-08-03 22.08.19

 

Patatas asadas, carne picada con bechamel

Las patatas son uno de los acompañamientos más utilizados, generalmente siempre las preparamos de las mismas maneras, cuando es un producto que admite muchos complementos. La receta que os muestro a continuación puede ser una acompañamiento a otro plato o podemos utilizarlo como plato principal, ya que el relleno que vamos a utilizar en esta ocasión podría ser suficiente para una comida, ya que nos deja bastante satisfechos.

Ingredientes: para 2 personas

• 200 ml de leche

• 20 gr de harina

• 20 gr de mantequilla

• Sal

• Nuez moscada

• Pimienta negra

• 150 gr de carne picada

• 4 patatas, 2 si van a ser un acompañamiento

• Queso rallado

Preparación:

1. Como en todas las recetas en las que utilizamos el horno el primer paso es encenderlo para que se vaya calentando mientras preparamos lo necesario. Después metemos las patatas en papel de aluminio para que se cocine bien y las colocamos en una bandeja o fuente para introducirlas en el horno aproximadamente durante 1 hora. Una vez asadas, cuando el pincho pase con facilidad las retiramos del horno y le quitamos en papel de aluminio para que enfríen.

Patatas listas para asar

Patatas listas para asar

2. Una vez frías las patatas las pelamos y les vaciamos el interior con la ayuda de una cuchara, dejando las paredes intactas para que el relleno se mantenga en el interior. Los trozos de patata que vamos quitando los reservamos en un bol.

Patatas asadas vacias

Patatas asadas vacias

3. Para el relleno primero vamos hacer la carne, ponemos una sartén con un poco de aceite a calentar, cuando este a buena temperatura bajamos un poco el fuego y añadimos la carne. Le echamos una pizca de sal, un par de golpes de pimienta y mezclamos bien. Dejamos que se vaya cocinando removiendo de vez en cuando para que toda la carne se haga bien. Cuando la carne este bien echa la retiramos en un plato y reservamos.

Carne picada

Carne picada

4. Ahora toca la bechamel, lo primero que tenemos que hacer es poner la leche a calentar, que no hierva. Ponemos una sartén antiadherente para que no se nos pegue, echamos la margarina y dejamos que se funda a temperatura más bien baja, cuando este líquida, sin que hierva, añadimos la harina y mezclamos todo bien con la ayuda de unas varillas formando una masa amarilla, removemos durante unos minutos para que la harina se cocine bien. Ahora añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover. Tened en cuenta que tiene que quedar más bien líquida, ya que al enfriar se espesará un poco y al mezclarlo con la patata terminaremos de darle la textura apropiada.

Mezcla de mantequilla y harina

Mezcla de mantequilla y harina

5. Cuando tengamos toda la leche integrada añadimos una pizca de sal, la pimienta, la nuez moscada y la carne y mezclamos todo bien. Ahora dejamos la bechamel al fuego durante aproximadamente 5 minutos sin dejar de remover. Después incorporamos toda la bechamel al bol en el que tenemos la patata y con la ayuda de un tenedor vamos picando la patatas mientras la mezclamos con la bechamel.

1° fase del relleno

1° fase del relleno

6. Cuando tenemos el relleno listo, añadimos un poco de sal en el interior de la patata y con la ayuda de una cuchara lo repartimos en el interior de cada patata y volvemos a colocarlas en la fuente.

Patata rellena

Patata rellena

7. Por último le ponemos un poco de queso rallado encima, con cuidado de que no se nos caiga todo, yo os recomiendo que lo pongáis poquito a poco. Una vez listas metemos la fuente en el horno y dejamos que el queso se gratine.

Queso rallado

Queso rallado

8. Podéis ir abriendo el horno de vez en cuando para ver si el queso esta a vuestro gusto, cuando así sea, retiramos la fuente y servimos las patatas.

Patata asada lista para degustar

Patata asada lista para degustar