Filetes de pechuga de pollo en cama de patatas con nata

Esta es una receta que se me ocurrió un día probando una forma diferente de preparar los filetes de pollo, desde ese momento se ha convertido en uno de los platos más ricos de mi recetario. Es un plato muy sencillo de hacer y que no nos exige mucha dedicación y el resultado es satisfactorio tanto en sabor como éxito ya que vuestros invitado al igual que vosotros mismos disfrutaréis de este rico plato.

Ingredientes: para 2 personas

• 4 patatas medianas o 2 grandes

• 8 filetes de pechuga pollo

• Una cebolla grande

• Azúcar

• Sal

• Pimienta negra

• 60 ml de nata para cocinar

• Aceite

Preparación:

1. Lo primero que vamos hacer es pelar las patatas y cortarlas en rodajas, más bien finas, les añadimos un poco de sal y las removemos un poco con las manos para que se mezcle con todas. Ponemos una sartén con abundante aceite a calentar, una vez listo añadimos las patatas y dejamos que se frían bien, moviendo de vez en cuando. Es preferible que las hagáis de poco en poco, así no se quedan algunas crudas. Cuando estén doradas y crujientes las sacamos y las colocamos sobre un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Patatas fritas

Patatas fritas

2. Pelamos la cebolla y la picamos en tiras, más bien finas. Ponemos en una sartén un poco de aceite a calentar. Una vez caliente, bajamos la intensidad a la mitad y añadimos la cebolla con un poco de sal para que poche bien. Dejamos que se haga removiendo de vez en cuando para que no se nos queme. Cuando la cebolla este blanda y dorada añadimos el azúcar y sin dejar de remover dejamos que se caramelice con la cebolla.

Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

3. Salpimentamos los filetes por ambos lados y usamos la misma satén de la cebolla para freír los filetes, el jugo que la cebolla caramelizada ha soltado le dará un toco diferente al pollo. Cuando los filetes estén dorados por ambos lados, repartimos la cebolla sobre cada uno.

Filetes dorados

Filetes dorados

4. Añadimos toda la nata y la dejamos que ella sola se espese un poco. Tampoco en exceso ya que es preferible que os quede un poco de salsa para añadir en el momento de servir. Los jugos de la cebolla y los filetes le van a dar a la nata un tono amarronado además de añadir mucho sabor a la salsa.

Preparando la salsa

Preparando la salsa

5. Para terminar repartimos las patatas en cada plato, formando con ellas una cama redonda, intentar que el fondo del plato quede bien cubierto con las patatas. Después con la ayuda de una espátula cogemos cada filete y colocamos 4 en cada plato sobre las patatas. Por último con una cuchara cogemos la salsa de nata que ha quedado en la satén un la repartimos sobre los filetes. Ya esta listo para degustar.

Receta lista

Receta lista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*