Vainas con patatas y jamón

En esta ocasión os traigo un sano plato de vainas cocidas con patatas y un sofrito de jamón de pavo con aceite de oliva para darle un poco más de sabor al plato. Aunque no lo parezca las verduras podemos cocinarlas de muchas maneras diferentes, en este caso esta receta es muy sencilla y posiblemente todos hayamos comido de esta manera la mayoría de las verduras, pero os iré mostrando muchas variantes para preparar diferentes verduras.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ kilo de vainas
  • 4 lochas de jamón de pavo
  • 6 patatas medianas
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • Sal
  • Aceite

Preparación:

  1. Para comenzar con la receta vamos a limpiar las vainas, para ello con la ayuda de un cuchillo le quitamos ambas puntas y los laterales, con cuidado de no cortar mucho, solo hay que quitarle la parte dura. Una vez listo las cortamos en trozos y las lavamos un poco bajo el grifo.

    Preparar las vainas

  2. Para continuar ponemos una olla con abundante agua al fuego, le añadimos una pizca de sal y la pastilla de caldo de verduras y dejamos hasta que comience a hervir. Una vez que hierva añadimos las vainas.

    Cocer las vainas

  3. Mientras vamos pelando las patatas y las cortamos en trozos. Cuando las vainas empiecen a ablandarse añadimos las patatas a la olla y dejamos que se cocinen también. Podéis ir pinchando tanto las vainas como las patatas para saber cuándo están listas.

    Cocer las patatas con las vainas

  4. Mientras la verdura y las patatas terminan, picáis las lonchas de jamón y las sofreiremos en una sarten con un chorro de aceite de oliva. No lo dejéis mucho, con un par de minutos para que coja el sabor es suficiente.

    Sofrito de jamón

  5. Una vez blandas las patatas y las vainas, escurrimos el agua sobrante en un escurridor y servimos en el plato. Con ayuda de una cuchara le ponemos por encima un poco de aceite con jamón y listas para comer.

    Vainas con patatas y jamón

Filete ruso

Este plato es básicamente un filete hecho con carne picada, lo que también es conocido como hamburguesa, aunque en este último caso iría entre pan, incluso se le añaden muchos más ingredientes. En este caso vamos a preparar solo la carne, que podemos servirla únicamente acompañadas de unas patatas, o de un poco de puré, incluso le podemos preparar una salsa de tomate frito.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ kilo de carne picada
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • Cebolla
  • Aceite

Preparación:

  1. Para comenzar ponemos una sarten con un poco de aceite a calentar y vamos picando la cebolla en trozos pequeños. Cuando el aceite este caliente, bajamos la temperatura y ponemos la cebolla con una pizca de sal a pochar.

    Sofreír la cebolla

  2. Vamos poniendo la carne picada en un bol, con el huevo, una pizca de pimienta y sal. Con la ayuda de las manos mezclamos bien todos los ingredientes formando una bola con la carne picada.

    Preparar la carne

  3. Una vez tengamos la cebolla jugosa y blanda, dejamos que se enfrié un poco antes de añadirla a la carne. Una vez junto con la carne, volvemos a ayudarnos con las manos para mezclar la cebolla por toda la carne picada.

    Añadir la cebolla

  4. Para continuar le añadimos un poco de pan rallado y con las manos amasamos para integrar el pan rallado, seguimos añadiendo pan hasta que la carne no se nos quede pegada en las manos.

    Poner pan rallado

  5. Una vez lista cogemos un poco de carne del bol y le damos forma de bola con las manos y después con ambas manos la aplastamos dándole forma de filete. En este paso tenéis dos opciones, podéis rebozarla o freírla directamente así.

    Preparar el filete ruso

  6. En mi caso la he dejado tal cual, así que ponemos la sarten con un poco de aceite a calentar, una vez listo ponemos el filete ruso y lo cocinamos al punto por ambos lados, podéis comprobar que está bien hecho haciéndole un pequeño corte en ambos lados.

    Freír el filete

  7. Una vez dorado y cocinado por ambos lados podéis servir en los platos con el acompañamiento que queráis.

    Filete ruso

En caso de que queráis ponerle salsa, podéis dejar los filetes rusos sin terminar de cocinar y añadirlos a la salsa para que acaben de cocinarse junto con la salsa y servirlos una vez listos.

Paella de marisco

Hoy os traigo una delicia de paella con la que disfrutar de un rico plato tradicional de la cocina española y de alguno de los manjares que el mar nos trae. En mi caso el marisco es una variedad ya preparada especialmente pata paellas, pero vosotros podéis poner el tipo de marisco que más os guste. Como siempre os digo, los ingredientes que os marco en las recetas pueden variarse, añadir más o incluso suprimir alguno sino tenéis o sino os gusta, a vuestra elección.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ cebolla
  • 2 pimientos del piquillo enteros o unas cuantas tiras
  • 2 pastillas de caldo de pescado
  • Preparado de marisco para paella
  • 300 gr de arroz
  • Agua o caldo de pescado
  • Aceite
  • Sal
  • Colorante
  • Azafrán

Preparación:

  1. Para empezar con la receta vamos a picar la cebolla en trozos pequeños, ponemos en una olla para paellas un chorro de aceite de oliva y dejamos que se caliente un poco antes de añadir la cebolla. Una vez a buena temperatura bajamos el calor y añadimos la cebolla con una pizca de sal y dejamos que se poche a fuego lento.

    Sofreír la cebolla

  2. Mientras la cebolla está cocinándose, picamos los pimientos y esperamos a que la cebolla este prácticamente blanda para añadirla. No os olvidéis de ir removiendo de vez en cuando para que no se nos queme.

    Añadir los pimientos

  3. Para continuar añadimos las pastillas de caldo de pescado y dejamos que se deshagan con el jugo de la cebolla y los pimientos. Este paso podemos eliminarlo si en vez de agua le vamos a poner un preparado de caldo de pescado.

    Añadir las pastillas de pescado

  4. Una vez listo el sofrito añadimos todo el marisco y dejamos que se cocine y suelte el jugo, que eso le dará un rico toque a nuestra paella.

    Añadir el marisco

  5. Cuando veamos que el pescado como los calamares están dorados, añadimos todo el arroz y con la ayuda de la espátula damos vueltas para que el arroz absorba los jugos que los demás ingredientes han ido soltando en la olla.

    Sofreír el arroz

  6. Cuando veamos que se va a quedando sin líquido, añadimos el agua o el caldo de pescado, que cubra todos los ingredientes. Dejamos que se cocine, a fuego medio y removiendo de vez en cuando, le añadimos también un poco de azafrán y el colorante. Cuando veáis que se está acabando el caldo, probar el arroz por si aún sigue duro y necesita más agua. Comprobar también si necesita más sal.

    Añadir el agua o el caldo de pescado

  7. Cuando veáis que se está consumiendo todo el caldo, que apenas queda y el arroz está ya en su punto, apagamos el fuego y tapamos la olla con su tapa o en su ausencia con un trato y dejamos que con el calor que aún desprende la cocina se termine de hacer. Dejar así durante unos 5 minutos más o menos.

    Dejar reposar 5 minutos

  8. Una vez lista la paella podemos servir y disfrutar de este suculento plato con él que nos chuparemos hasta los dedos.

    Paella de marisco

Paella de carne

La paella es un plato típico valenciano, la podemos hacer de carne, de verduras, de marisco o mixta, en esta última podremos incluir los ingredientes de las otras 3 variantes en un único plato. En este caso os traigo una receta de paella con pollo que espero que os guste.

Ingredientes: para 2 personas

  • 200gr de arroz
  • ½ cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento amarillo
  • 1 pastilla de caldo de pollo
  • ½ kilo de pollo troceado
  • Sal
  • Colorante
  • Azafrán
  • Un chorro de vino blanco

Preparación:

  1. Para comenzar picamos la cebolla y los pimientos en trozos pequeños. Después ponemos una sarten especial para paellas al fuego con un poco de aceite y esperamos a que se caliente. Añadimos las verduras con la pastilla de caldo y una pizca de sal y bajamos la temperatura para que se poche a fuego lento.

    Pochar la verdura

  2. Cuando la verdura esté blanda añadimos la carne y el chorrito de vino, dejamos que se cocine la carne dando vueltas de vez en cuando para que se haga por todos lados.

    Cocinar la carne

  3. Cuando la carne esté dorada añadimos el arroz y sin dejar de remover dejamos que se impregne de los jugos que hay en la sarten.

    Sofreír el arroz

  4. Para continuar añadimos agua, que cubra todos los ingredientes, posiblemente tengamos que añadir más, eso iremos viendo según se vaya cocinando. Le ponemos también el azafrán y el colorante. Probar por si acaso necesita más sal. Dejaremos que se cocine a su ritmo, remover de vez en cuando para que no se pegue al fondo y se queme.

    Añadir el agua

  5. Cuando el arroz este en su punto, tapamos con un trapo y dejamos que repose, en este momento tenéis dos opciones, dejarlo reposando lejos del calor de la cocina, o si os gusta el socarrat dejarla reposar sobre el calor de la cocina ya apagada y así se formara esa capa de arroz pegado.

    Dejar que repose

  6. Una vez listo podemos servir en los platos y disfrutar de la paella.

    Paella de carne

Patatas con nata

Las patatas las podemos cocinar para que sean un acompañamiento a otro plato o como plato único, en este caso os traigo una receta de patatas quita hambre, pero con nata. Una variante de la receta que ya os subí hace un tiempo y espero que en este caso os guste tanto como la otra.

Ingredientes: para 2 personas

  • 6 patatas
  • 2 lonchas de bacon
  • 2 lonchas de jamón york
  • 2 salchichas
  • 2 lonchas de queso
  • 1 huevo
  • 250ml de nata
  • Sal

Preparación:

  1. Para comenzar, pelamos y picamos las patatas en rodajas, que no sean muy finas y le ponemos una pizca de sal. Ponemos una sarten con abundante aceite y esperamos a que se caliente, bajamos la temperatura y ponemos las patatas, removemos de vez en cuando para que se hagan bien por ambos lados. Mientras se cocinan, picamos toda la carne, cuando las patatas estén hechas las sacamos y las dejamos en un plato con una hoja de papel de cocina para que absorba el aceite.

    Freír las patatas

  2. Ponemos la sarten con un poco de aceite y ponemos toda la carne, dejamos que se cocine unos minutos, remover de vez en cuando.

    Cocinar la carne

  3. Para continuar ponemos el queso, en trozos y el huevo. No dejéis de remover, el huevo se ira cuajando y el queso se ira derritiendo poco a poco por eso no tenéis que dejar de remover para que se mezcle bien.

    Añadir el huevo y el queso

  4. El siguiente paso será añadir toda la nata, dejamos que se cocine un poco junto con el resto de los ingredientes.

    Añadimos la nata

  5. Para terminar, añadimos las patatas y con la ayuda de la espátula mezclamos bien con la nata, no dejéis de remover mientras la nata se va espesando junto con los ingredientes.

    Añadir las patatas

  6. Una vez que la nata esta cuajada del todo, retiramos y servimos.

    Patatas con nata

Muslo de pollo relleno

El pollo es un alimento con el que podemos hacer infinidad de recetas, con cada una de sus partes podemos cocinar de mil maneras deferentes. En este caso vamos a usar un muslo de pollo, que podemos pedir deshuesado en la carnicería o hacerlo nosotros mismos en casa, no es tan complicado de hacer. Hoy os voy a mostrar una forma de rellenarlo, pero podéis variar los ingredientes y probar otras cosas, es lo bueno del pollo que combina con muchas otras cosas.

Ingredientes: para 2 personas

  • 2 muslos de pollo
  • 8 lonchas de jamón de york
  • 4 lonchas de queso
  • 12 lonchas de bacon
  • Pastilla de caldo de pollo
  • Un chorrito de vino blanco
  • Sal

Preparación:

  1. Para empezar, tenemos que deshuesar el pollo, en el caso de que no se lo hayamos pedido al carnicero. Para ello vamos a quitar primero la piel y la grasa que tenga el muslo. Después seguimos la línea del huevo y cortamos, con la ayuda de la punta del cuchillo vamos cortando la carne pegada al hueso. Con cuidado de no romper la carne, poco a poco vais dando forma a un filete y veréis como el hueso se va desprendiendo de la carne.

    Hacer el filete del muslo

  2. Una vez listo el filete de pollo ponemos un poco de sal y colocamos 2 de las lonchas de jamón sobre la carne.

    Primera capa del relleno

  3. En este paso vamos a poner las dos lonchas de queso sobre el jamón que ya tenemos en el filete.

    Segunda capa del relleno

  4. Sobre el queso volvemos a poner otras 2 lonchas de jamón.

    Tercera capa del relleno

  5. Cerramos envolviendo la carne como si fuera un rollo.

    Enrollar el filete

  6. Para continuar, cogemos la mitad de las lonchas de bacon y rodeamos todo el rollo, primero 3 lonchas cubriendo el ancho y por ultimo 2 cubriendo los lados a lo largo. Con la ayuda de un hilo rodeamos toda la carne para que se cocine todo junto y no se nos deshaga.

    Rodear con bacon

  7. Ponemos un poco de agua en una taza, con la pastilla de caldo y la calentamos unos minutos en el microondas, retiramos y mezclamos bien, ya que la pastilla se habrá disuelto. Le añadimos también el chorrito de vino blanco.

    Preparar el caldo

  8. Ponemos el muslo de pollo en una fuente y le añadimos el caldo que hemos preparado por encima. Lo metemos en el horno y dejamos que se vaya cocinando. Vamos revisando de vez en cuando y le vamos dando la vuelta si fuera necesario. También es recomendable que con una cuchara vayáis mojando la carne con el caldo, para que no se quede seco.

    Cocinamos el pollo

  9. Una vez dorado por ambos lados podemos retirar. Con cuidado vamos cortando el hilo y lo quitamos todo. Cuando lo tengamos listo podemos servir acompañado de unas patatas, una ensalada, puré de patatas o un poco de arroz, como más os guste.

    Muslo de pollo relleno

Bocadillo de pechuga de pollo

Los bocadillos son una manera rápida y perfecta de disfrutar de una cena con amigos, dentro o fuera de casa. Una noche de fútbol en buena compañía, una salida al monte o a la playa. Podemos preparar bocadillos de una infinidad de cosas y en este caso os traigo una receta con filetes de pollo que os hará la boca agua.

Ingredientes: para 2 personas

  • 1 barra de pan
  • 4 filetes de pollo
  • 4 lonchas de bacon
  • 2 lonchas de queso
  • 1 cebolla
  • 2 huevos
  • Un par de cucharadas de azúcar
  • Sal
  • Condimento para pollo

Preparación:

  1. Para empezar, picamos la cebolla en juliana y la ponemos a pochar en una sarten con un poco de aceite caliente. Dejamos que poche a temperatura media, removiendo de vez en cuando. Cuando este casi lista le añadimos el azúcar y removemos para que se caramelice. Dejamos unos minutos sin dejar de remover para que no se queme el azúcar.

    Cebolla caramelizada

  2. Partimos el pan por la mitad y lo abrimos, si lo queréis calentito, como recién hecho, ponemos el pan unos minutos en el grill. Después ponemos la cebolla en la parte inferior del pan, repartiendo bien.

    Empezamos a montar el bocadillo

  3. Le ponemos un poco de sal y del condimento para pollo a los dos lados del filete de pollo y ponemos a freír en la misma sarten donde hemos caramelizado la cebolla, eso les dará a los filetes un toque diferente.

    Freír los filetes

  4. Una vez dorados los filetes por ambos lados los colocamos sobre la cebolla y sobre ella la loncha de queso partida por la mitad para que con el calor de los filetes se funda un poco.

    Poner el pollo y el queso

  5. Para continuar ponemos las lonchas de bacon a cocinar, dejamos que se hagan según nuestro gusto, yo no las hago mucho, pero si las queréis más crujientes dejarlas unos minutos más al fuego. Una vez listas las colocamos sobre el queso.

    Ponemos el bacon

  6. Para terminar, batimos los huevos con una pizca de sal y hacemos una tortilla francesa. Una vez lista la partimos por la mitad y ponemos cada parte sobre el bacon de cada bocadillo.

    Ponemos la tortilla francesa

  7. Ponemos la parte superior del pan y ya tenemos nuestro bocadillo listo para disfrutar.

    Bocadillo de pollo

Arroz con carne

Hoy os traigo una receta sencilla y rápida con la que podréis disfrutar de un arroz lleno de sabor. En este caso además del arroz tenemos como protagonista la carne con la que va a ir acompañado, una carne jugosa, especial para guisos que le dará un rico toque a nuestro arroz.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ cebolla
  • ½ kilo de carne
  • 200 gr de arroz
  • Sal
  • Colorante
  • Pastilla de caldo de carne
  • Un chorrito de vino blanco
  • Un chorrito de tomate frito

Preparación:

  1. Para comenzar con esta receta picamos en trozos muy pequeños la cebolla. Ponemos una olla con un poco de aceite al fuego, en cuando añadamos la cebolla bajaremos la temperatura casi al mínimo para que se cocine y no se nos queme. Añadir también una pizca de sal y la pastilla de caldo, remover de vez en cuando.

    Pochar la cebolla

  2. Cuando la cebolla este pochada añadimos el chorrito de vino blanco y la carne, mientras se cocina el alcohol se evaporará dándole un sabor rico al plato. Remover de vez en cuando para que la carne se haga por todos lados.

    Añadir la carne

  3. Una vez que la carne empiece a estar dorada añadimos todo el arroz y dejamos sin dejar de remover que se sofría un poco con los jugos de la olla.

    Sofreír el arroz

  4. Cuando veamos que la olla se va quedando seca, añadimos agua, que cubra el arroz. Le ponemos también el chorrito de tomate y el colorante, removemos bien y dejamos la olla tapada para que hierva y se vaya cocinando el arroz. Remover de vez en cuando para que no se nos pegue. Puede que necesite más agua, probar el arroz para comprobar si sigue duro.

    Cocinar el arroz

  5. Una vez que el arroz este en su punto, retirar del fuego y dejar tapado para que repose unos minutos. Después podemos servir.

    Arroz con carne

Caracolillos con carne

La receta que os traigo hoy es una de esas comidas de mi infancia que recuerdo de siempre, cuando mi madre la preparaba, incluso cuando la sigue preparando hoy en día disfruto como una chiquilla. Espero que si la probáis vosotros también disfrutéis y la compartáis con los vuestros. La pasta nos admite infinidad de cosas, la podemos cocinar de mil maneras diferentes, precisamente por este motivo es un alimento que todo el mundo tiene en su despensa porque todos tenemos al menos una manera en la que nos gusta la pasta. En este caso, el plato además de bueno nos servirá para templar el cuerpo en un frió día de invierno.

Ingredientes: para 2 personas

  • ½ cebolla
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • Unas tiras de pimientos del piquillo
  • Un chorrito de tomate frito
  • Un chorrito de vino blanco
  • ½ kilo de carne para guisar
  • 250 gr de caracolillos
  • Sal
  • Colorante

Preparación:

  1. Para comenzar vamos a picar la cebolla en trozos pequeños mientras ponemos una olla con un chorrito de aceite a calentar. Cuando este a buena temperatura bajamos el fuego y añadimos la cebolla junto a la pastilla de caldo y una pizca de sal.

    Pochar la cebolla

  2. Mientras la cebolla se pocha, picamos los pimientos muy pequeñitos. Esperamos a que la cebolla este casi blanda para añadir el pimiento. Dejamos que se sofría un poco.

    Añadir el pimiento

  3. Para seguir añadimos el chorrito de vino blanco, dejamos que se evapore un poco el alcohol y después añadimos la carne. Dejar que se cocine durante unos minutos removiendo de vez en cuando.

    Añadir la carne

  4. Después le añadimos el chorro de tomate frito y dejamos un par de minutos.

    Añadir el tomate frito

  5. Es el momento de añadir los caracolillos, remover un poco para que la pasta coja bien el sabor que los ingredientes han ido creando en la olla.

    Poner los caracolillos

  6. Lo cubrimos con agua y le añadimos el colorante para que le dé un poco de color. Recordar probar el caldo por si necesitara más sal. Dejamos la olla tapada a fuego medio para que se cocine tranquilamente. Remover de vez en cuando para que no se pegue. Sabremos que está listo cuando la pasta este en su punto.

    Cocinar la pasta

  7. Una vez en su punto podemos retirar del fuego y servir en los platos.

    Caracolillos con carne

Focaccia de cebolla

La focaccia es un pan de origen italiano que podemos preparar de una manera muy sencilla en nuestras casas. La diferencia de este pan con el nuestro es que la focaccia lleva especias integradas en la propia masa, además de que les incluyen alimentos sobre el pan antes de cocinarlo. Yo os traigo la receta de la focaccia con cebolla, pero podéis poner lo que queráis, aceitunas, tomatitos, lo que se os ocurra. Yo os recomiendo que la probéis, no dudo que queréis repetir.

Ingredientes: 

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 40 gr de mantequilla
  • 350 gr de agua
  • 10 gr de levadura de panadería
  • Una pizca de sal
  • 40 gr de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de romero
  • ½ cucharadita de orégano

Que la mantequilla y el agua estén a temperatura ambiente, eso os facilitara el trabajo

Preparación:

  1. Ponemos en un bol todos los ingredientes y con la ayuda de las manos aceitadas mezclamos los ingredientes, aproximadamente durante 20 minutos.

    Mezclar los ingredientes

  2. Ponemos aceite en la mesa de trabajo para que la masa no se nos quede pegada y la colocamos encima. Dejamos que repose 10 minutos antes de continuar. Pasado ese tiempo la estiramos con las manos y le vamos haciendo pliegues rápidos. Repetimos la forma de amasado un par de veces.

    Amasar

  3. Estiramos la masa en la fuente que vamos a usar para el horno, os recomiendo que pongáis aceite en la fuente para que la masa no se pegue. La tapamos con un paño, en un lugar donde no tenga corrientes y puede reposar durante aproximadamente 1 hora. Tiene que doblar su tamaño.

    Dejar reposar

  4. Pasado ese tiempo precalentamos el horno a 250º, con las puntas de los dedos vamos presionando la masa, sin agujerearla. Picamos la cebolla en tiras u las colocamos por la parte superior del pan. Le ponemos un poco más de romero por encima y horneamos durante 15 minutos.

    Preparar la focaccia

  5. El tiempo de horno es relativo a cada horno, no todos tienen la misma potencia. Cuando veáis que este dorado podéis retirar, lo dejamos enfriar antes de sacarlo de la fuente. Para servir lo cortáis en tiras no muy gruesas, de un par de dedos y servís como acompañamiento. Tener en cuenta que los bordes se quedaran más duros, servir la parte central que es más blandita.

    Focaccia de cebolla

Si no os coméis todo el pan en el día no os preocupéis, podéis congelarlo o comerlo en los siguientes días, es verdad que se ira quedando duro, pero si disponéis de un microondas con grill podéis ponerlo unos minutos por cada lado en el grill y volveréis a disfrutar de la focaccia como recién hecha.